Belgica (3-2) Japon

Mundial de Rusia 2018 – Octavos de final

Los ‘Diablos Rojos’ se vieron obligados a remontar un 0-2 adverso en la segunda parte. La entrada de Fellaini y el propio Chadli al campo en los últimos minutos resultó clave.

Bélgica no dejó de creer nunca y por eso está en cuartos de final, donde se encontrará con la temible Brasil en unos días. En el partido más emocionante de este Mundial hasta la fecha los ‘Diablos Rojos’ consiguieron neutralizar el 0-2 con el que Japón se avanzó en la segunda parte. Vertonghen y Fellaini pusieron la igualada en el marcador. Chadli fue el encargado de obrar el milagro ya en el tiempo de descuento en una jugada cargada de fe, la que tuvo Courtois para montar el contragolpe tras un saque de esquina en contra ya con el tiempo cumplido. Toda una declaración de intenciones. Esta Bélgica va en serio. No han venido a Rusia de paseo.

No hubo sorpresas en las alineaciones y tanto Bélgica como Japón salieron con todo; el equipo de Roberto Martínez con Kompany, ya recuperado de sus problemas musculares, en el eje de la zaga roja; y el cuadro dirigido por Akira Nishino con su once tipo, el mismo que en la segunda jornada de la fase de grupos sacó un valioso empate contra Senegal.

Prometía ser un baño belga de principio a fin según lo visto hasta ahora en el Mundial, pero el alegre juego de los nipones confundió a Bélgica en el arranque y Kagawa dispuso de un magnífico disparo a los 55 segundos de juego que consiguió meter el miedo en el cuerpo a los ‘Diablos Rojos’.

El susto, sin embargo, despertó a Bélgica de su letargo y De Bruyne y compañía fueron poco a poco entonándose. Hasta hacerse amos y señores del balón. Sin la claridad de otros días en la circulación, pero siempre incisivos, peligrosos. Lukaku protagonizó casi todos los acercamientos belgas sobre la portería de Kawashima. El delantero del Manchester United fue una verdadera pesadilla para la zaga japonesa. Cayó hacia un lado, hacia el otro y fue la referencia para sus compañeros por el centro. Un auténtico dolor de muelas.

Mediado el primer acto, Bélgica ya había encerrado a Japón en su propio campo. A punto estuvo de traducirse en el marcador, pero primero Lukaku no acertó a rematar a bocajarro un centro de Mertens desde la derecha, después Hazard se estrelló contra los puños de Kawashima y, por último, Kompany llegó demasiado forzado para mandar a la red un centro precioso de De Bruyne. Al filo del descanso era Yoshida quien evitaba que la sangre llegara al río del país del sol naciente cortando la trayectoria de un balón del incombustible Hazard que llevaba marchamo de gol. Japón se escapaba con vida al término del primer tiempo.

FICHA TECNICA DEL PARTIDO
Bélgica: Courtois; Meunier, Alderweireld, Kompany, Vertonghen, Carrasco (Chadli, 64′); Witsel, De Bruyne; Mertens (Fellaini, 64′), Hazard; Lukaku.
Japón: Kawashima; Hiroki Sakai, Yoshida, Shoji, Nagatomo; Hasebe, Shibasaki (Yamaguchi, 81′); Haraguchi (Honda, 81′), Kagawa, Inui; Osako.
Goles: 0-1 M. 47 Haraguchi. 0-2 M. 52 Inui. 1-2 M. 69 Vertonghen. 2-2 M. 73 Fellaini. 3-2 M. 94 Chadli.
Arbitro: Malang Diedhiou (Senegal). TA: Gaku (39′).
Incidencias: Partido disputado en el Rostov Arena ante 43.702 espectadores.

LEER LA CRONICA COMPLETA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.