Betis (3-6) Valencia

LaLiga 2017/2018 – Jornada 08

De tocar el cielo a sentir el calor del infierno. De exhibirse con la solidez de un grande a desmontarse como un castillo de naipes. En ese torrente de emociones, en medio de la montaña rusa del Villamarín, el Valencia se abrochó el cinturón y templó nervios. En la cabeza, ya se sabe, conviene mantener la calma. Nueve jornadas y ahí está el Valencia, segundo en medio de la locura vivida en Sevilla. Con Marcelino se renuevan las ilusiones y el aficionado valencianista se nutre de aires meláncolicos donde se peleaba por títulos y se miraba con insultante atrevimiento a los grandes. El Valencia, por cierto, lo vuelve a ser.

En el Villamarín manejó todos los registros con habilidad. Todo iba por el camino adecuado hasta que el Betis se soltó la camisa de fuerza. Y el Villamarín se convirtió en un manicomio. Sólo así se puede explicar que hubiese seis goles en 16 minutos. A cuarto de hora del final el aficionado verdiblanco se encaminaba hacia los vomitorios rumbo a casa. El que lo hiciera aún se estará tirando de los pelos. Del 0-4 de Santi Mina se pasó al 3-4 en lo que uno tarda en bajar de las butacas de tribuna a pie de calle. Y de la esperanza a la reacción de un Valencia que no está para bromas. Sus aspiraciones, a la vista está, son muy serias.

Hasta el cuarto de hora final, donde se desató la histeria, el Valencia ofreció un ejercicio de cordura que le llevó a arrollar al Betis. Los de Setién plantean siempre una batalla a pecho descubierto de la que es imposible salir con frecuencia bien parado. Su juego combinativo enamora y su debilidad defensiva asusta. Es la apuesta verdiblanca de esta temporada. Mejor y más divertida que en cursos pasados, todo sea dicho.

Conocidos los riesgos con los que convive este Betis, el Valencia realizó un ejercicio de paciencia. Cedió la iniciativa y guardó filas. La primera media hora pasó sin pena ni gloria. Como para presagiar lo que quedaba por llegar. Y entonces, a balón parado, Kondogbia inició el recital. Se elevó libre de marca a la salida de un córner y mandó un guiño a su pasado sevillista abriendo el marcador en territorio hostil.

Se agarró el Betis a Joaquín, inédito hasta ese momento, para buscar una reacción que no llegó. En su lugar, irrumpió Guedes con un misil que hizo añicos la moral verdiblanca. Un golpeo privilegiado que mandó al Valencia al descanso con una insultante sensación de superioridad. Al partido, sin embargo, aún le quedaban 45 minutos. Suficientes para que el Betis llevase al límite a la zaga valencianista o para que los de Marcelino ensancharan el agujero defensivo andaluz.

Sucedieron ambas cosas. Sergio León pudo meter al Betis en el partido con un penalti, por mano de Kondogbia, que Neto hizo suyo. Se hundió el Betis en ese vaivén que era el partido y creció el Valencia, que golpeó de nuevo a balón parado por medio de Rodrigo Moreno. Otro córner, de nuevo un cabezazo, y el partido listo para bajar el telón. Santi Mina, a los pocos minutos de salir, inyectaba la anestesia definitiva al choque.

FICHA TECNICA DEL PARTIDO
Real Betis: Adán; Barragan, Mandi, Feddal, Durmisi; Fabián Ruiz (Camarasa, min. 67), Guardado, Narváez (Tello, min. 67); Sergio León (Campbell, min. 77), Sanabria y Joaquín.
Valencia: Neto; Nacho Vidal, Murillo (Gabriel Paulista, min. 78), Garay, Gayà; Carlos Soler (Andreas Pereira, min. 75), Dani Parejo, Kondogbia, Guedes; Zaza y Rodrigo (Santi Mina, min. 69).
Goles: 0-1: Kondogbia(35′). 0-2: Guedes(45′). 0-3: Rodrigo Moreno(64′). 0-4: Santi Mina(74′). 1-4: Campbell(79′).2-4: Sanabria(81′). 3-4: Tello(84′). 3-5: Zaza(88′). 3-6: Andreas Pereira(93′).
Arbitro: Sánchez Martínez (Comité Murciano). Mostró tarjeta amarilla al verdiblanco Feddal (min. 51) y a los valencianistas Garay (min. 46), Nacho Vidal (min. 52), Murillo (min. 59) y Andreas Pereira (min. 87).
Incidencias: 48.792 espectadores en el Benito Villamarín.

LEER LA NOTICIA COMPLETA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.