Paris Saint-Germain (2-1) Chelsea

Cavani puso el 2-1 tras batir a Courtois por debajo de las piernas - AFP

Cavani puso el 2-1 tras batir a Courtois por debajo de las piernas – AFP

Champions League – Octavos de final (Ida)

Cavani se reivindicó por todo lo alto al aprovechar al máximo el papel de revulsivo concedido por un Laurent Blanc con el que ha chocado en los últimos meses. El PSG traspasa la presión al Chelsea para la gran ‘final’ de Stamford Bridge.

La Champions League siempre tiene deparadas grandes sorpresas para los amantes del fútbol y el guión del PSG-Chelsea era de los buenos. Edinson Cavani, señalado por todos los focos en París tras unos meses muy convulsos coqueteando, incluso, con la indisciplina, volvió a ponerse el disfraz de ‘Matador’ para permitir que el PSG se llevase el primer asalto de los octavos ante un Chelsea que se mantuvo en pie y no llegó a besar la lona pese a las intensas acometidas locales.

El 2-1 de Cavani fue un premio insuficiente para un PSG que siempre llevó la iniciativa. Los ‘blues’, en cambio, tenían muy interiorizada la hoja de ruta dispuesta por Hiddink: recuperaciones y rápidas transiciones. Blanc lo había previsto y la presión local sobre la defensa londinense era asfixiante. Así llegarían las primeras ocasiones con disparos de Verratti y Lucas Moura desde fuera del área. Di María e, incluso, Maxwell con sus incorporaciones por banda se sumaron al vendaval ofensivo parisino. Enfrente, sin embargo, la figura de Courtois se hacía gigante de forma paulatina. Un protagonismo que espolearía a Trapp en la otra portería. El meta del PSG salvó los muebles al tirar de reflejos para, con la ayuda del larguero, salvar un claro cabezazo a contrapié de Diego Costa tras aprovechar un buen centro del joven Baba Rahman desde la izquierda y ganarle la espalda a David Luiz.

LEER LA NOTICIA COMPLETA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.