Vuelta octavos de final de la Liga de Campeones

En el día de hoy se han celebrado la cuarta tanda de dos partidos de la vuelta de Octavos de final de la Liga de Campeones con estos resultados:

REAL MADRID 3-0 OLIMPIC LYON


El Real Madrid cerró seis años borrosos de su historia en la Copa de Europa, competición en la que presume de mandato en número de títulos, pero en la que no superaba los octavos de final desde hace siete años. Lo hizo batiendo al Olympique de Lyon (3-0), al que tampoco había ganado en sus siete enfrentamientos en la máxima competición.

Con Cristiano mermado pero en el once inicial, el Madrid inició el encuentro aprovechando el impulso del Bernabéu, que, no había dudas, respondió. Creó dos ocasiones rápidas pero, pasado el efecto inicial, se vio atrapado por la mejor virtud del Olympique de Lyon, su colocación.

Los franceses se hicieron con el balón, se presentaron en el campo del Madrid y sin crear excesivo peligro -sólo un remate de Delgado que sacó Casillas abajo- hicieron devolver al Bernabéu a tiempos recientes, en los que, con no demasiado los rivales dejaban en la cuneta a su equipo en la competición que más ama. Pepe, que pudo ser expulsado al menos dos veces durante el encuentro por entradas propias de un cerebro no a la altura de un jugador de su talla, y Carvalho, vieron dos amarillas tempranas que crearon inquietud.

Una acción personal de Marcelo, con robo de Xabi Alonso y pase de Cristiano, permitió al Madrid cambiar el rumbo de su racha en esta fase. El brasileño, reencarnado en Roberto Carlos, estuvo presente en todas las acciones de ataque de su equipo en la primera parte, combinando como un centrocampista más y pisando el área tanto como el 9 del Madrid.

Pudo haber sentenciado antes del descanso el partido, con un disparo de Benzema que sacó Lloris. El francés, en un día señalado, confirmó su aparición en el nivel que siempre se le ha esperado. Cayendo a la izquierda, tirando paredes, rematando, sembrando temor… e incluso, robando balones, apartado en el que no se le esperaba.

A pesar de todo, un gol del Lyon devolvía los fantasmas. Con Cristiano ni al 50% de su mejor versión y Pepe clavando tacos, Özil y Benzema, acompañados de Di María y Xabi Alonso, lideraron las contras del Madrid, letales. El Lyon acompañó, sin mordiente arriba y con dudas en defensa, desmitificando la solidez que se ha creado en los últimos años.

Benzemá definió una por debajo de las piernas de Lloris y Di María, definitivamente, envió al olvido los octavos de final, elevando la bola sutilmente por encima de Lloris.
El Madrid se saca la espina enquistada de esta ronda, sabedor de que su historia y el nombre de su entrenador y jugadores está muy lejos de conformarse con haber conseguido solamente esto.
Fuente: Marca.com

CHELSEA 0-0 COPENHAGUE

El Chelsea logró el pase a cuartos de final después de empatar a cero con el Copenhague en Stamford Bridge. Los ingleses hicieron valer el 0-2 de la ida y se quedaron sin marcar en un partido con varias ocasiones y poco acierto. Torres, que jugó 25 minutos, sigue sin mojar. N’Doye casi le da algo de vida a la eliminatoria, pero estrelló su disparo en el poste.

Hicieron bien los ingleses al sentenciar la eliminatoria en Dinamarca porque hoy estaba claro que no iban a marcar ni un gol. Tuvieron ocasiones de todos los tipos y no aprovecharon ninguna. El que mejor se lo pasó fue Anelka, que protagonizó casi todas las acciones de peligro inglesas, sobre todo en la primera mitad.

Y es que fue ahí, en los primeros 45 minutos, donde se partió el bacalao. Por un lado porque el Chelsea pudo sentenciar la eliminatoria si hubiese tenido un poco más de puntería. Por el otro porque los daneses pudieron darle algo de emoción al asunto marcando un gol. Estuvo a punto de hacerlo N’Doye de falta, pero la mandó al poste.

La segunda parte no pasará a la historia como una de las más emocionantes en la historia de la Champions. Se vio poco fútbol, pero al menos el partido sirvió para ver que el Chelsea todavía cuenta con jugadores con la calidad de Anelka y Drogba. Hoy sólo les falló la definición, pero se les ve finos.

Ancelotti dejó que Torres tuviese sus minutos para intentar mojar, pero el español tampoco estuvo acertado. Se le vio algo ansioso por acabar con su mala racha y las cosas no le salieron como él quería. No pasa nada. Seguro que en cuartos volverá a tener una oportunidad.
Fuente: Marca.com

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *