Eto’o da el mundialito al Inter


Sólo el Atlético de Madrid ha evitado que el Inter iguale al Barcelona en la gesta del ‘sestete’. Con distintas armas que los azulgranas eso sí, pero igual de válidas, los de Benítez se han hecho con el último de los títulos que les quedaba por disputar al vencer al Mazembe por 0-3 en la final del Mundialito con un Eto’o estelar. El equipo de Moratti ve ampliadas sus vitrinas con Scudetto, Copa de Italia, Champions, Supercopa de Italia y, finalmente, Mundialito, en una sola temporada que los ‘tifossi nerazzurri’ tardarán en olvidar.

Y eso que los congoleños, primer equipo africano que rompe la hegemonía de final entre equipo europeo y equipo sudamericano, no saltaron al césped como una mera comparsa. Los de N’Diaye salieron muy bien plantados en el césped, muy ordenados y presionando fuerte al Inter cuando pasaban de la línea de medios. Cuando recuperaban la pelota, los africanos salían rápido con la velocidad propia de un conjunto de dicho continente, por lo que se preveía un partido peligroso para el Inter, obligado a ganar ante un equipo para el que la final era un premio en sí misma tras la sorpresa de su victoria ante el Internacional brasileño.

Eto’o abre la lata con una asistencia y un gol.
Ante un equipo tan bien colocado, y sin Sneijder en el campo, sólo un toque de talento podría romper la defensa africana. y Sin el holandés, sólo Eto’o, que ha aprendido de jugadores como Iniesta y Xavi cuando fue compañero suyo, se veía como el indicado para romper el partido. El 9 ‘nerazzurro’, escorado en banda en todo el partido, sacó su clase con una espectacular asistencia a Pandev de esas que quieren los delanteros, de las que te dejan solo delante del portero. El macedonio agradeció el regalo del camerunés y batió de manera sutil a Kidiaba. Cero a uno y el gol dejó tocado al Mazembe.

Y a los cinco minutos los congoleños se hundieron y no salieron a flote hasta la segunda parte. Una pérdida de balón inocente en su campo en la salida del cuero propicio el segundo tanto interista. Eto’o se encargó de apuntillar a los africanos con un tiro desde la frontal del área que entró pegado al poste describiendo una trayectoria imposible para el guardameta africano.

El Mazembe no bajo los brazos
Benítez respiraba. Todo iba viento en popa. Sin embargo, el Inter dejó la pelota al Mazembe en la segunda parte y eso pudo costar caro al conjunto ‘nerazzurro’. Kaluyituka, el mejor del equipo congoleño, tuvo varias ocasiones para acortar distancias y poco a poco el equipo de N’Diaye se fue viniendo arriba. Tenían la pelota, tenían ocasiones, algunas de ellas peligrosísimas, y el Inter parecía estar a merced de su juego… pero eso era una ilusión.

El Inter, realmente, estaba cómodo en esa situación. Cierto es que el Mazembe llegaba, pero no marcaba, y en una contra podría llegar ya el cierre definitivo, si es que con un 0-2 no estaba lo suficientemente cerrado. Después de que Julio César se exhibiese, y cuanto más cerca, por ocasiones, estaba el gol africano, un francés llamado Biabiany que saltó al césped por un Milito desafortunadísimo que desaprovechó dos clarísimas oportunidades en la primera parte cuando estaba solo delante de Kibiani, anotó el tercero.

Biabiany nunca olvidará su primer gol de interista
Con el Mazembe echado para arriba para buscar como fuese un gol, Stankovic, con un gran pase, le puso el balón en bandeja al galo, que recortó al portero del conjunto congoleño y que tan sólo tuvo después que empujar la bola a las mallas en su primer gol como interista. Un gol que seguro no olvidará, y no sólo por ser el primero, sino porque fue en la final del Mundialito de clubes en Abu Dabi.
Tres a cero y quinto título para el Inter en una misma temporada. Benítez puede respirar ya tranquilo. Le exigieron el Mundialito y el Mundialito ha llevado a las vitrinas del Inter, gracias al 0-3 ante el Mazembe en un partido en el que ambos conjuntos merecen un aplauso. Los italianos por levantar el título y los congoleños primero por llegar a la final tras batir al Internacional y segundo por no bajar los brazos nunca a pesar de ir dos goles por detrás en el marcador durante casi todo el partido.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *