El Manchester U. segundo finalista de la Champions League


En su última intervención sobre el escenario de la Liga de Campeones, Raúl no pudo evitar que el Manchester United finiquitara el trabajo comenzado una semana atrás y se clasificara para su tercera final de esta competición en cuatro años. El delantero español no tuvo la mejor despedida posible de un torneo que no ha visto un goleador mayor que el ‘siete’ del Schalke, pero a estas alturas, en el mundo del fútbol hay poco espacio para los sentimentalismos.

Al igual que en Veltins Arena, el United volvió a demostrar que está varios peldaños por encima de los germanos y acabó goleando por 4-1 a un equipo que no contó en esta ocasión con la colaboración de Neuer bajo los palos. El meta germano no estuvo tan acertado como en la ida y acabó sacando el cuero de sus redes ante el poderío juego ofensivo de los ‘Red Devils’.

Con el choque que decidirá la Premier League ante el Chelsea a la vuelta de la esquina, Ferguson hizo rotaciones en su equipo y dio minutos a los menos habituales, pero su equipo apenas lo notó y terminó mostrando a Guardiola, que estuvo en las gradas de Old Trafford, la mejor cara de los Anderson, Gibson, Berbatov o Valencia. El escocés avisó al de Santpedor del potencial de una de las mejores plantillas del continente y mostró su candidatura para tomarse la revancha de los azulgrana tras la final de hace dos temporadas.

Como era de esperar, los jugadores de Rangnick salieron presionando en el campo rival desde el inicio del duelo, Farfán fue el primero en mirar al arco rival pero el acierto no acompañó a sus ganas por brillar en uno de los estadios históricos del continente. Tras la ocasión del peruano, los ingleses desplegaron su fútbol. Valencia complicó las cosas a Escudero, que terminó con un aprobado, y fue el más activo de su equipo durante el primer acto junto a Gibson. Ambos fueron los primeros en estrenar el electrónico. Primero fue el ecuatoriano quien se ayudó de un gran pase del irlandés y después fue el centrocampista el que se aprovechó de un error de Neuer para acabar con cualquier esperanza alemana.

La situación adversa no acabó con la ilusión de un equipo que estaba haciendo historia al jugar por primera vez las semifinales de la Liga de Campeones. Como si Raúl hubiera impregnado a todos sus compañeros con el espíritu ganador que siempre le ha caracterizado, los de Rangnick no quisieron cerrar su actuación en el ‘Teatro de los Sueños’ sin marcar un gol. El encargado fue Jurado, que no dudó en sacarse un zapatazo para batir a Van der Sar y honrar a un equipo que se convirtió en la revelación de la competición.

Tras el descanso, el Schalke intentó cambiar el planteamiento, reforzó el ataque y acabó descuidando la defensa. Edu saltó al terreno de juego para retrasar la posición de Raúl. El ex madridista entró más en juego, los alemanes tuvieron más el balón, pero no dieron cuenta de que cuando te cubres la cabeza con una manta, en la mayoría de las ocasiones dejas los pies al descubierto. De esta forma, con dos contras Anderson cerró la goleada con un tanto en cada una. El brasileño se aprovechó de la velocidad de Nani y de la calidad de Berbatov para volver a ultimar los detalles de la fiesta que volverán a vivir los británicos en la final de Wembley ante el Barcelona.
Leído en Marca.com

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *