El Atletico campeón de la Supercopa Española

Atletico Madrid campeon de la Supercopa  Española
En 50 segundos, con sensación de agobio para el Real Madrid, el Atlético merodeó el área con un córner y un par de rechaces. Medio minuto después, ya había marcado en la inmejorable presentación en casa de su nueva pareja de ataque, Mandzukic-Griezmann, conectados para poner en ventaja al Atlético en sólo 80 segundos de encuentro.

El delantero croata se lleva todo por arriba. En ataque y en defensa. En el 1-0 demostró su poder aéreo para ganar por arriba a Varane, hoy por Pepe en el once madridista, pero también su eficaz remate con el pie, con un tiro raso imparable desde el borde del área, previo servicio de Griezmann, que superó por alto a Ramos a pesar de la evidente diferencia de altura entre atacante y defensa (1-0, 2′).

El Atlético ya tenía lo que quería: el gol. El Real Madrid asumió de inmediato el golpe. Se repuso al mismo tiempo que el equipo rojiblanco replegó líneas, a la espera del contragolpe, agarrado a esa seguridad atrás que tantos éxitos le ha dado y a la expectativa de los ataques de los blancos, hoy sin Cristiano Ronaldo de inicio.

El técnico local, Diego Pablo Simeone fue expulsado antes de la media hora de juego por reclamar insistentemente la entrada de Juanfran una vez atendido en la banda. Y las ocasiones se sucedieron en una y otra área, sin apenas pausa.

Primero avisó el Real Madrid. Desde el minuto 18, cuando Luka Modric registró en los números el primer disparo madridista, hasta el intermedio contó cuatro opciones claras más. En todas participó James. En una acción individual, de cabeza, con un disparo con efecto y con una asistencia a Bale, que terminó fuera por un palmo.

No encontró el gol el atacante colombiano antes del descanso como tampoco logró el segundo el Atlético, por más que lo intentó Raúl García. Hoy en la banda derecha, pero con su llegada de siempre, lanzó un trallazo despejado con una bonita estirada por Casillas y conectó desviado un cabezazo dentro del área que normalmente es gol.
Leer la noticia completa

El Atletico de Madrid sale vivo del Bernabeu

bale chutando una faltaFoto EFE
El Vicente Calderón decidirá el campeón de la Supercopa de España el viernes, tras un empate en una nueva exposición de dos formas distintas de interpretar el fútbol, entre un Real Madrid reactivado por Di María y un Atlético de Madrid al que levantó de la lona Raúl García a dos minutos del final (1-1).

Nada nuevo bajo el sol de un derbi que a su grandeza le añadió en sus últimas reediciones igualdad, gracias al crecimiento del Atlético de Madrid con el ‘Cholo’ Simeone. Detalles deciden un partido y dictaminarán un campeón para la Supercopa de España tras un duelo de ida en el que el Real Madrid no encontró su fútbol vertical y su rival trabajó a la perfección para destruir, cumpliendo el objetivo marcado con un tanto en el último suspiro.

Toni Kroos aumenta la calidad madridista aunque cerca de Xabi Alonso perdió eficacia. El Real Madrid salió a por el balón, a encerrar a un rival que juega cómodo en ese papel. Poco importa que jugasen de inicio novedades como Siqueira, Saúl o Mandzukic. El estilo es el mismo, la garra ejemplar y la solidaridad en ayudas defensivas de manual.

La dureza rojiblanca marcó el inicio del partido. Amarillas tempraneras a Koke y Siqueira que condicionaban. El Atlético defendía bien, se movía como un acordeón para cerrar espacios. Conseguía borrar del campo en el primer acto a Cristiano Ronaldo, frenar la velocidad de Bale mientras el Real Madrid añoraba la figura de un último pasador como Isco. Un jugador que desequilibrase entre líneas tan ordenadas.

Hasta Mandzukic sacaba balones como un defensa más. El nueve robaba en banda a Modric, despejaba todo los córners y cuando recibía un balón en su zona, que pisó poco para desgracia rojiblanca, lo chutaba a portería. Era el minuto 13 cuando tras un intento desviado de Bale, Casillas respondía al disparo centrado del croata. El difícil reto de igualar a Diego Costa lo inició con un trabajo incesante.

De golpe apareció el Atlético en terreno rival. En Lisboa lo hizo por un error de Casillas, perdonó uno del salvador aquel día del capitán blanco, Sergio Ramos. Controló mal con el pecho siendo último hombre y dejó el esférico a Saúl con campo por delante. Su disparo abajo cruzado no tuvo dificultad para Iker.

La había tenido el conjunto rojiblanco y le tocaba volver a trabajar mientras esperaba su momento. Desconectó la fuente de alimentación blanca y el Real Madrid nunca encontró el camino del peligro ante el rival más incómodo del mundo. Frente a la falta de fútbol se escudó en dar velocidad a la circulación de balón pero un buen pase de Carvajal no encontraba rematador y nadie chutaba desde fuera del área. Modric dejó un intento que acabó en córner y Cristiano se liberó de la banda, para de segundo punta dejar un testarazo desviado.
Leer la noticia completa