El Manchester casi seguro finalista de la Champion


El Schalke no contó con un portero contra el Manchester United, contó con una catedral delante de su portería, pero nada fue suficiente. Los alemanes tuvieron cara a cara a los ‘red devils’, que no frenaron hasta que derribaron lo que parecía imposible. Fue colosal lo de Manuel Neuer, pero todavía más fue lo del Manchester United, que osó desafiar al imponente guardameta germano. Neuer fue un gigante y el equipo de Ferguson lo fue elevado al cuadrado. Giggs y Rooney, autores de los goles, hicieron lo que pareció imposible, celebrar un gol y vencer al coloso que se puso los guantes en Gelsenkirchen.
Si el Schalke hubiese jugado con un portero bajo palos el United habría metido más goles que los que hizo su enemigo de este martes en Milán. No hubiese tenido ni dedos en la mano para contar los golpes impactados en la cara rival. No fue así. El Schalke no tuvo a un cancerbero en última instancia, tuvo un muro sin debilidades. Hasta que Giggs lo levantó en el 67′ de partido. Neuer ya había salvado siete veces a su equipo, pero el galés le ganó el juego. Rooney se la dio entre líneas y el galés le batió por bajo, donde ya no pudo llegar el meta alemán, que las había sacado de todos los colores. Le hubiesen disparado con tres balones al mismo tiempo y los hubiese interceptado. Hasta ese momento, hasta ese suspiro, hasta la aparición de un mito como Giggs, futbolista de 37 años que se reencarnará en una de las estrellas del logotipo de la competición.
Leer la noticia completa

Raul Gonzalez mete al Schalke en la final de la Copa Alemana


El Schalke de Felix Magath ha alcanzado la final gracias, cómo no, a Raúl González, que una vez más en su carrera disputará una final, aunque en esta ocasión no sea vistiendo la zamarra madridista.

Leer la noticia completa

Partidazo de Raúl, que anota un hat-trick ante el Bremen


Tres goles de Raúl González, en su mejor partido en la Bundesliga, y otro del ex madridista Christoph Metzelder dieron al Schalke 04 una contundente victoria sobre el Werder Bremen, en la decimotercera jornada del campeonato alemán.
El partido había sido anunciado como un duelo de dos grandes en crisis, pero hoy sólo el Schalke mostró que, pese a la mala situación en la clasificación, tiene madera para llamarse grande.
El Bremen estuvo desaparecido ante un Schalke claramente superior que, poco a poco, sale de la crisis tras sumar siete puntos en los últimos tres partidos.
Christoph Metzelder abrió el marcador con un remate de cabeza en el minuto 23 y, en el último instante del primer tiempo, llegó el primer gol de Raúl, que aprovechó un rebote generado por un lanzamiento de falta de Edú que el meta del Bremen sólo pudo parar a medias.
El segundo gol de Raúl llegó en el minuto 56, cuando Per Mertesacker despejó mal un centro que había lanzado desde la derecha el peruano Jefferson Farfán y el balón cayó en los pies del ex-madridista que derrotó al meta Tim Wiese con un remate de pierna derecha.
Leer la noticia completa

Raúl resucita al Schalke con un doblete


Dos goles de Raúl y uno del también ex madridista Huntelaar dan la victoria al Schalke
Se acerca el derbi. Raúl lo sabe y quizá fue eso lo que le hizo despertar para tirar del carro de un equipo que no sabía lo que era ganar en casa hasta esta jornada y que habita angustiado en posiciones de descenso. Con la victoria ante el sorpresivo St Pauli, los locales se alejan provisionalmente de las plazas calientes a la espera de lo que hagan el resto de sus rivales.
El partido comenzó soso. Ninguno de los dos equipos quería el balón lo que entorpecía cualquier acción de relevancia. Raúl se veía obligado a recular hasta el centro del campo para poder entrar en contacto con el esférico. Precisamente son estas acciones las que le ha estado recriminando su entrenador, Magath, durante el transcurso de la semana. El míster le quiere arriba, próximo a la línea de gol y con la caña preparada.
Fue por esas zonas cuando en el minuto 14 un balón perdido en el área preguntó por él. El ariete sacó su manual, revisó sus notas y materializó la ocasión como en los mejores tiempos. 1-0. A partir de ahí el Schalke se relajó. Los visitantes intentaron contrarestar el susto con acciones aisladas. No elaboraban en exceso pero tampoco lo necesitaban para llegar a la portería local.
Leer la noticia completa