Paris Saint Germain (3-2) Barcelona

el barça pierde en ParisFoto: Valentí Enrich
El Barça cayó derrotado de manera merecida en el Parque de los Príncipes ante un PSG que se mostró como un conjunto más cuajado que el blaugrana pese a las bajas. El 3-2 se fraguó en la calidad del equipo de Laurent Blanc, pero también en los errores y desajustes defensivos del conjunto catalán.

Solo los fogonazos de talento de las estrellas blaugrana mantuvieron a flote al equipo de Luis Enrique. El PSG le levantó la camisa y dejó en evidencia las costuras que todavía tiene por coser definitivamente. Normal, en un equipo en construcción. Pero un punto frustrante tras las expectativas que había generado el equipo.

Era muy esperado el once que presentaría Luis Enrique frente al PSG pues se trataba del primer duelo de la temporada frente a un rival exigente. El técnico blaugrana apostó por el equipo esperado y confirmó que, a día de hoy, Gerard Piqué está por detrás de Javier Mascherano.

También, que en la portería está decidido a alternar a Ter Stegen y a Claudio Bravo. Laurent Blanc no ofreció sorpresas, teniendo en cuenta las numerosas e importantes bajas que acumulaba (Thiago Silva, Lavezzi e Ibrahimovic).

El Barça vivió en el Parque de los Príncipes los primeros minutos complicados de la temporada. El equipo de Laurent Blanc se mostró como un equipo potente físicamente, directo y experimentado, hábil a la hora de presionar en las zonas peligrosas y astuto para aprovechar el juego a balón parado.

El PSG explotó de las dudas defensivas del Barça. Si las pérdidas de Alba propiciaban las contras de Lucas Moura y las de Busquets permitían los arabescos y recortes de Cavani en el área a la búsqueda del disparo, unas manos de Alves en el lateral originaron el 1-0 (10′). Mascherano no supo encimar a Davi Luiz que se revolvió en el área y remató por bajo batiendo a Ter Stegen.

La reacción blaugrana fue fulgurante, un par de minutos después (12′) y en la única conexión de sus tres estrellas en el primer tiempo. Neymar encontróa Iniesta en la banda izquierda y el manchesgo, dentro del área, envió al primer toque a Messi quien disparó zon la zurda, cambiando el palo y sorprendiendo a Sirigu.

Pareció que el Barça reaccionaba con energía al primer gol encajado en un partido oficial y el duelo entró en una fase de intercambio de golpes. Pudieron los blaugrana adelantarse con un disparo de Busquets (13′), con una media tijera de Messi (21′) anulada por falta previa, o en un remate forzado de Neymar tras una asistencia de vaselina de Messi (24′).
Leer la noticia completa