Holanda se lleva el tercer puesto tras humillar a Brasil

Holanda se lleva el tercer puestoFoto: EFE
La final de consolación solo respondió a este apelativo para Holanda. El equipo de Louis van Gaal se fue con el buen sabor de boca del triunfo y la sensación de que se cierra una etapa de forma digna. Por contra, Brasil vivió un nuevo suplicio, demostrando que sin Neymar es muy poca cosa. Y que, además, necesita replantearse su futuro para estar a la altura de su leyenda.

Parecía que Holanda arrancaba el partido en peores condiciones pues Sneijder se tuvo que quedar en el banquillo por unas molestias musculares; pero desde el primer minuto se pudo comprobar que Brasil todavía estaba bajo el efecto de la goleada ante Alemania.

Así, el equipo de Scolari, vulnerable y temeroso, se encontró además con que sus dos centrales concedieron sendos errores en apenas un cuarto de hora. Thiago Silva agarró a Robben en la frontal del área y el árbitro transformó la acción en penalti a los 3 minutos; Van Perise no desperdició el regalo.

A los 16 minutos, David Luiz despejó de manera alocada al punto de penalti un centro de De Guzmán que había arrancado en fuera de juego a los 16′. El balón le cayó a Daley Blind que tampoco perdonó.

De esta forma tan absurda, dos errores arbitrales combinados con dos fallos de la ‘canarinha’, pusieron en clara ventaja a Holanda y convirtieron en un funeral el Estadio Nacional de Brasilia. Es evidente que el fútbol brasileño está abocado a una profunda reflexión de cara al futuro. Sus problemas no pasan exclusivamente por la ausencia de una estrella como Neymar.

La réplica brasileña llegó por medio de Oscar quien se hizo con el balón y el mando del equipo. Lo intentó todo; centró desde la derecha un buen balón al que no llegó Ramires; disparó desde la frontal para que blocara Cillessen; lanzó con peligro un par de faltas al área pequeña que sus compañeros no consiguieron rematar; y probó los slalom en solitario una y otra vez.

Resultó poca cosa frente a una Holanda asentada y confiada, aunque sobre la portería de Cillessen se sucedieron los balones colgados, a la búsqueda de los remates. El resto de los jugadores brasileños parecían fuera del partido. En estas circunstancias, al descanso se llegó con clara ventaja ‘Oranje’.

Scolari decidió realizar un cambio tras el descanso, incorporar a Fernandinho por Luiz Gustavo para ajustar el eje defensivo. Una muestra más de que ‘Felipao’ pensaba más en evitar una nueva humillación que en remontar el marcador.

Y es que, en el inicio de la reanudación, la tónica no cambió. Brasil seguía sin fútbol aunque intentaba llegar hasta Cillessen y Holanda, aprovechando los espacios, explotaba la velocidad de Robben a la búsqueda de tercer tanto. Entre el delantero del Bayern y Wijnaldum estuvieron a punto de conseguirlo en el 50′.

El fútbol de Brasil seguía con el encefalograma plano y sus únicas señales eran las patadas del recién ingresado Fernandinho. La entrada de Hernanes por Paulinho no arregló las cosas a nivel de juego pues su primera acción fue un peligroso pisotón a Robben que el colegiado, inexplicablemente, no sancionó con tarjeta. La idea era intimidar al rival y lo consiguieron.
Leer la noticia completa

Argentina clasificada para la gran final junto a Alemania

argentina clasificada por penaltis
Once metros separaron de la gloria a Holanda en Brasil 2014. Solo once metros. El final de un partido condenado al cero a cero en el que la sombra de la final de un Mundial pesó y de qué manera. Alemania esperaba tranquila en Maracaná y finalmente será la Argentina de Leo Messi quien trate de coronarse campeón ante la ‘Mannschaft’. Lágrimas albicelestes de alivio, de satisfacción y de euforia para un grupo que está ante su gran oportunidad.

Una tanda en la que el planeta fútbol pusos sus ojos en ‘La Pulga’ aunque fue el portero Sergio Romero quien se hizo un hueco en la historia dando la clasificación a los suyos. Era la hora de los porteros y Romero no defraudó. Cillessen tan solo sacó balones de la red. Pero también había que disparar y ahí no rehuyó la presión Leo Messi. Fue el primero de los argentinos, el líder que tranquilizó a los suyos tras el error de Vlaar y no falló. El ‘gato’ Romero hizo el resto. Como un felino cazó al vuelo el siguiente disparo de Sneijder. Garay, Agüero y Maxi Rodríguez hicieron el resto. Gloria para la albiceleste en el país vecino, su eterno rival. El ‘Decime que se siente’ sonó con más fuerza que nunca. Messi y toda Argentina estarán ante su gran oportunidad 24 años después de su último título mundial. Holanda, de nuevo, se quedó a las puertas. Leo disputará su primera final de un Mundial, la gran asignatura pendiente.

Esta vez el plan de Van Gaal se quedó a un paso de volver a cumplir con su misión. Los ‘oranje’ entregaron desde el inicio el balón a Argentina sabiendo que donde más peca est equipo es en la creación. Sin embargo, los chicos de Sabella supieron tocar con paciencia para tratar de encontrar agujeros en la telaraña ideada por Van Gaal. No se veían jugadores ‘oranje’ hasta que los argentinos llevaban el balón al centro del campo y allí esperaban ansiosos Robben y Van Persie para aprovechar cualquier error en el pase para salir como balas hacia la portería de Romero. Por suerte para los argentinos pudieron minimizar al máximo sus errores.

Sin embargo, el agujero en el plan holandés lo encontró un Lavezzi que se multiplicó en la banda derecha para percutir una y otra vez a Martins Indi incapaz de frenar la velocidad del futbolista del PSG. Por allí llegó el peligro de la albiceleste y también a través de las botas de Leo Messi. ‘La Pulga’ lo intentó a balón parado con un disparo de falta directa en el inicio de partido ante un Cillessen que no se dejó sorprender. Leo trató de aprovechar cualquier espacio entre líneas para arrancar, eso sí, con De Jong siempre alerta como si fuese su sombra. Algún que otro slalom sin suerte y poco más.

Apenas hubo oportunidades. ¿Respeto? Quizás sí, la final del Mundial estaba en juego y un paso en falso podía condenar las aspiraciones de argentinos y holandeses. Nadie estaba dispuesto a conceder la más mínima ventaja con un error fatal.De ahí al aburrimiento general solo había un paso y solo la emoción de la cita mantenía el pulso a tope. Sin embargo, poco riesgo para alimentar todavía más la adrenalina del espectador frente a una dosis de control extremo para la tranquilidad de Sabella y Van Gaal. Solo un par de oportunidades para cada conjunto animaron la segunda mitad. Al inicio Messi estuvo a punto de marcar tras una salida en falso de Cillesen que le rebotó para casi colarse en la portería holandesa. Más tarde fue Van Persie quien probó de chilena en una de las pocas jugadas trenzadas del combinado holandés.
Leer la noticia completa

Holanda cuarto semifinalista al derrotar a Costa Rica

tim krul para penaltisFoto: AFP
El portero suplente de Holanda, Krul, entró en el último minuto de la prórroga y se convirtió en el héroe y protagonista del partido

Holanda se clasificó a las semifinales del Mundial de Brasil, en un partido agónico ante Costa Rica resuelto en los penaltis por culpa de Keylor Navas, que estuvo a punto de conseguir un milagro para los ‘ticos’ con un partido espectacular repleto de intervenciones portentosas.

Holanda, aspirante eterna al título, se frotaba las manos con su rival, la débil Costa Rica, a la que presentó todos sus respetos en las declaraciones previas al partido. No iban a menospreciar a un equipo que había conseguido grandes resultados con tres campeones del mundo (Italia, Inglaterra y Uruguay) y uno de la Eurocopa (Grecia).

El equipo de Van Gaal tenía a mano pasar a su cuarta semifinal de la historia. Era una oportunidad muy interesante, pero antes tenían que superar a un muro que parecía infranqueable. No era otro que el de Keylor Navas. El portero costarricense sólo había recibido dos goles a lo largo del torneo y se empeñó en evitar un tercero para desesperación de la “oranje”. Lo logró durante los 120 minutos para conducir a los dos equipos hacia la prórroga.

Navas fue un incordio durante todo el choque. Este Mundial está siendo el de los porteros, con actuaciones soberbias de muchos, pero el del Levante apunta maneras para proclamarse el mejor del campeonato. En el acto inicial, mostró todas sus cualidades. Una tras otra, sin descanso.

Paró un mano a mano a Robin Van Persie, que consiguió disparar por primera vez para su equipo en el minuto 21; después, con los pies, evitó un tanto a Memphis Depay, la gran novedad de Holanda, que alineó por primera vez desde el inicio a su joven jugador; Snjeider fue el tercero en chocar con Navas, que voló para despejar una falta del centrocampista destinada a ir a la escuadra.

Esas fueron las tres únicas opciones de Holanda, espesa hasta más no poder frente a un equipo que no jugó como deseaba “la naranja mecánica”. Le dio el veneno con el que los hombres de Van Gaal se atascaran. Toda la posesión se la cedieron y, Holanda, con el balón en los pies, no sabe qué hacer. Los “ticos”, muy listos, intentaron salir al contragolpe.

El sistema funcionó a medias en los primeros 45 minutos. Las oportunidades holandesas sólo llegaron cuando Costa Rica, que únicamente pudo rematar por medio de Johhny Acosta, se estiró dejando huecos que su rival estuvo a punto de aprovechar. Entonces fue cuando apareció Navas.

Héroe para unos y villano para otros, el portero era la esperanza de Costa Rica para la segunda parte. Tenía que seguir parando y bien arropado por sus compañeros. No había otra. El cuadro centroamericano parecía seco de ideas para atacar. Christian Bolaños, Bryan Ruiz y Joel Campbell no estaban finos arriba y su equipo lo notó.
Leer la noticia completa

Holanda gana a México en los cinco últimos minutos

van gaal felicita a huntelaar tras su golFoto: AFP
Holanda protagonizó una remontada en cinco minutos a costa de México (2-1) y sigue en la carrera a la búsqueda de su primer Mundial. Con un fútbol menos brillante que en otras ocasiones pero con la fe y la insistencia típica de los equipos de Louis van Gaal, los ‘oranje’ derrotaron a un conjunto mexicano más alegre, más ofensivo en la primera hora de juego, pero que sucumbió en la recta final ante las acometidas de Robben, Sneijder y Huntelaar.

Un final duro para Gio Dos Santos, Ochoa y el resto de la ‘Tri’, que tuvo ocasiones para sentenciar antes de que los holandeses se hicieran con el partido en los últimos treinta minutos.

Holanda realizó un cambio en el lateral derecho, incorporando a Verhaegh por Janmaat, mientras que Kuyt se incorporó al mediocampo para cubrir las espaldas a la tripleta más creativa, integrada por Sneijder en la media punta y Robben y Van Persie más adelantados.

En cuanto a México, solo el obligado cambio del sancionado Vázquez por Salcido para mantener el 5-3-2, con Herrera lanzado a los puntas, Layún trazando diagonales desde la izquierda y Giovani Dos Santos y Peralta en la punta.

Fue México, precisamente por medio de Layún, la primera en probar el disparo y la que llevó el mando de las operaciones desde el arranque; primero, con un chut por encima del larguero (3′) y a continuación con otro intento raso que salió cerca del poste derecho de Cillessen.

Ya en el 15′ volvió a desbordar por la banda izquierda pero su centro al área pequeña no pudo ser remachado por Gio Dos Santos ni por Herrera; en el 17′, una combinación entre Dos Santos, Peralta y Herrera cuyo remate lamió el poste derecho holandés; y un nuevo remate de cabeza de Herrera (19′) que acabó en córner tras el despeje de De Vrij y en el que Vlaar estuvo a punto de patear la testa del mexicano.

Fue una fase de cierto agobio para los ‘oranje’, sin balón, sin iniciativa y que, para colmo, vieron cómo se le complicaban las cosas pues Louis van Gaal tuvo que dar relevo a De Jong, lesionado, por Martins Indi (9′), redistribuyendo el entramado defensivo.

Los holandeses mostraron apenas algunas de sus mejores virtudes en la primera media hora, las llegadas por la banda tras recuperar el balón. Robben se aprovechó de una pérdida de balón mexicana para desbordar a dos rivales por la izquierda y forzó una diagonal; y Van Persie (27′) recibió un envío en largo de De Vrij en el área pero el difícil control le quedó un poco largo y remató por encima de la portería de Ochoa.
Leer la noticia completa

Holanda primera del grupo B

holanda finaliza primera de grupoFoto: AFP
Van Gaal y Sampaoli tenían claro el guión de partido. Con un hipotético cruce en octavos de final contra Brasil, ambos conjuntos fueron a por el partido para tratar de evitar a la ‘canarinha’. Y lo hicieron sin Van Persie ni Arturo Vidal. El premio, a priori, era para el primero de grupo y la ‘naranja mecánica’ de Van Gaal acabó llevándose este particular ‘trofeo’.

Los holandeses no tenían prisa, les valía el empate para ser líderes del Grupo B y cedieron el balón a los chilenos. Agazapados en medio campo, con las líneas muy juntas y con la velocidad de Robben esperando su oportunidad sobrevivieron al dominio de la selección chilena.

Alexis Sánchez se multiplicó en el ataque sudamericano para tratar de llegar con opciones a los últimos metros. Los centros de Mena y el desborde del tocopillano intentaban causar peligro en la portería de Cillessen. Mucha posesión pero poca llegada. Aún así, un par de jugadas de estrategia a balón parado de Gutiérrez fueron sus grandes oportunidades en la primera mitad.

Sin embargo, Holanda no se puso nerviosa y confió en el plan Van Gaal. Así dio Robben su primer aviso serio aprovechando una pérdida en el centro del campo de Chile que permitió al futbolista del Bayern Múnich arrancar como una flecha para ir dejando atrás cualquier oposición de los pupilos de Sampaoli. Por suerte para ellos, su disparo cruzado acabó saliendo fuera rozando el palo izquierdo de la portería de Claudio Bravo. Mensaje recibido.

Así se llegó al descanso y el guión poco varió. Las cartas estaban encima de la mesa: Chile construía desde atrás y Holanda esperaba con ganas de ‘sangre’ a la contra. Pese a todo, fue Alexis Sánchez el primero en avisar. El tocopillano regaló al Arena Corinthians una jugada que comenzó con un fantástico caño y que finalizó con un potente disparo prácticamente sin ángulo contra las manos de Cillessen. La respuesta ‘oranje’ fue inmediata. Otra arrancada de Robben puso el corazón chileno en un puño. Fue entonces cuando Van Gaal miró su libreta y tiró de Leroy Fer y Memphis Depay. Dos cambios, dos goles.
Leer la noticia completa

Holanda da una pago gigante para clasificarse

depay celebra el ultimo tanto del encuentroFoto: EFE
Holanda, entronizada tras vencer a España 1-5, rozó el abismo ante Australia, que perdió 2-3 pero dignificó el fútbol con un partido portentoso en el que estuvieron a punto de dar la sorpresa y dejar a sus rivales a expensas de un encuentro ante Chile en la última jornada que podría haber sido de infarto.

Con esta victoria, el equipo de Louis van Gaal no precisa más que un punto para asegurarse la clasificación, sin mirar a Chile o España y, hasta derrotado por los chilenos tendría posibilidades.

Cuando Holanda se presentó en el estadio Beira Rio de Porto Alegre, todo era euforia por su escandalosa victoria ante España. Aunque la intentaran aplacar con declaraciones amistosas, no eran creíbles. Arjen Robben dijo que él y sus compañeros no tenían la cabeza en las nubes. Su entrenador, Louis Van Gaal, el día antes, afirmó que debían mantener los pies en el suelo. Pero no fue así.

Holanda saltó al campo con el mismo sistema que ganó a España. Con cinco defensas, de ellos, dos laterales largos. Lo hizo ante un equipo aparentemente menor. Y ese sistema le hizo parecer pequeño. Los hombres de Van Gaal se dedicaron a ceder la pelota y a esperar un contragolpe. El dominio total, para Australia, que dio un baño a su rival en la primera parte.

Australia era el vagabundo. Desahuciado tras perder ante Chile 3-1, nadie creía en los “aussies”. Estaban destinados a perder todo e, incluso, desde España, se hacían cábalas sobre los goles que iban a marcarles en la última jornada del grupo. Pero esos “vagabundos” trasladaron a su problema a Holanda. Ellos sí que vagabundearon por el campo en los 45 minutos iniciales.

En ellos, sólo Robben, con una carrera atómica de 40 metros, fue capaz de marcar un gol para los suyos. Fue el 0-1, en el minuto 20, una injusticia total que fue eliminada con el estratosférico tanto de Tim Cahill. Lo hizo un minuto después, a lo Marco Van Basten en la final de la Eurocopa de 1988.

No tan esquinado como el del mítico delantero holandés, pero sí que fue igual de eficaz. Cahill recogió un balón del cielo para golpearlo con su pie izquierdo y dejar sin aliento al público del Beira Rio. Un golazo total. Tal vez sea de los mejores del Mundial.

Esa diana hizo justicia a un equipo que antes del descanso pudo desnivelar la balanza por medio de Mark Bresciano y de Matthew Spiranovic, pero fallaron en el último suspiro. No aprovecharon las internadas de Matthew Leckie, el más destacado de Australia en una primera parte que sin duda mereció acabar por delante en el marcador.
Leer la noticia completa