Drogba lidera la remontada de Costa Marfil

Drogba fue clave para desatascar el juego del conjunto africano Foto: EFE
Dos cabezazos letales en apenas dos minutos, uno de Wilfried Bonny y otro de Gervinho, echaron por tierra el plan de Japón, que hasta los 64 minutos ganaba y se sentía cómodo en un encuentro pasado por lluvia que cerró la primera jornada del grupo C del Mundial, liderado por Colombia.

Costa de Marfil pasaba penurias ante un rival que se movía con propiedad por un terreno liso por la lluvia hasta cuando Didier Drogba salió del banco a los 62 minutos y desarmó con su presencia una cerrada defensa que administraba sin mayores preocupaciones la magra renta que había sacado Keisuke Honda a los 15 minutos.

El equipo de Sabri Lamuchi se desató, Drogba irrumpió por todo el frente de ataque y dos minutos después, a los 64, apareció Bonny para dejar con un cabezazo todo como en el principio. Japón sintió el golpe, vaciló, tropezó y Gervinho completó el trabajo al sacar provecho de un centro desde la derecha.

Drogba, quien inexplicablemente comenzó en el banquillo, arrebató a Honda el rol de protagonista y apenas el guardameta Eiji Kawashima intervino para evitar que el daño fuera mayor.

Costa de Marfil ganó en el debut por primera vez en sus tres participaciones mundialistas y con este resultado da más morbo a la cita que el 19 de junio tendrá en Brasilia con Colombia, que horas antes vapuleó por 3-0 a Grecia. Los perdedores completarán la jornada del grupo C ese mismo día.

Los elefantes tuvieron en los diez primeros minutos claridad gracias a su imponente presencia física con la que arrinconaron a sus rivales, aunque la presión se fue al traste por la falta de precisión en el remate de Gervinho y Wilfried Bonny.

Por la banda derecha el del Roma llevó a la amargura a Yuto Nagatomo, hasta que Alberto Zaccheroni corrigió con la orden de estrechar los espacios entre líneas

El terreno se redujo para la maniobra y, asfixiado, Costa de Marfil cayó en la trampa de porfiar en la idea de mover el balón por el centro, tan poblado por los japoneses como estéril para los africanos. Minutos después, a los 15, una genialidad de Kenisuke Honda resultó como un sol naciente en un partido pasado por lluvia y humedad.

El delantero del Milán se internó en el área por la banda izquierda y al pisar el área de Barry Copa soltó, con una velocidad de cien kilómetros según las mediciones electrónicas, un venenoso remate de pierna izquierda que dejó sin reacción a Boubacar. Fue el tercer gol de Honda en igual número de participaciones en mundiales y el número veintitrés desde que forma con los Samuráis Azules.

El lateral derecho Atsuto Uchida pudo enviar a la lona al equipo naranja cinco minutos después tras una internada por la derecha en la que se deshizo de un rival y remató seco, pero el cuerpo del guardameta se interpuso para neutralizar la trayectoria del balón. Un minuto después Boubacar volvió a intervenir para sacar por encima del horizontal un remate en parábola bien encaminado.
Leer la noticia completa