Bosnia salva el honor con su triunfo ante Irán

pjanic celebra el segundo gol de bosnia ante iranFoto: AFP
Cuando todo parecía concluido, en apenas un minuto, los 48.011 asistentes al estadio Fonte Nova vivió dos ráfagas de emoción. Reza Ghoochannejad descontó a los 82 minutos pero la alegría de Irán duró sesenta segundos con el tanto de Avdija Vrsajevic.

La selección de Irán había llegado a su última cita en Salvador dispuesta a hacer el partido de su vida para llevarse los tres puntos y esperar la ayuda de Argentina en el partido que a la misma hora jugaba con Nigeria.

La albiceleste hizo sus deberes pero los Príncipes Persas se quedaron en puro deseo frente al equipo Dragón.

La historia no pesó esta vez del lado de los iraníes, que en cinco encuentros pasados con los bosnios habían ganado cuatro partidos y empatado el otro.

Dzeko puso en ventaja a Bosnia a los 23 minutos con un remate a distancia que entró pegado a la cepa del vertical izquierdo sin dar opciones para la reacción a Haghighi.

El tanto del jugador del Manchester City pareció la respuesta contundente al seleccionador Safet Susic, que la víspera se planteó dejarle en el banquillo.

Pero aun así, Dzeko se fue debiendo fútbol y goles del Mundial que bien le hubieran venido al equipo del único país que debutaba en el torneo.

Y cuando más presionaban los Príncipes Persas, Pjanic apareció para poner la guinda a los 59 minutos, aunque la posición del centrocampista de la Roma al momento de rematar, muy justa, sugiere que estaba en fuera de lugar.

La intensidad del juego, dramático por la necesidad de Irán de ganar para alcanzar la clasificación a los octavos y el compromiso de los Dragones de no partir en blanco, trabó las acciones en los primeros minutos pero después, con el primer gol, se hizo de ida y vuelta.

Por estas mismas condiciones, un auténtico choque de trenes se produjo entre Susic y Besic en la mitad de la cancha, la zona donde se buscaba el control del balón.

Ambos centrocampistas quedaron regados por el césped, lo que provocó alarma en el banquillo del técnico Safet Susic.
Leer la noticia completa

Nigeria con gol de Odenwingie elimina a Bosnia

nigeria dejo a bosnia fuera del mundialFoto: EFE
Bosnia-Herzegovina, la única selección debutante en el Mundial de Brasil, se despidió al cabo de dos partidos en circunstancias crueles pues un gol legal de Edin Dzeko fue anulado por el árbitro Peter O’Leary, que minutos después concedió a Nigeria un tanto gestado a través de una falta evidente.

La derrota por 1-0 dejó sin puntos a los Lirios Dorados, a los que la mala suerte acosó desde su debut en el Mundial pues el defensa Sead Kolasinac marcó en meta propia a los 3 minutos y allanó el camino de la victoria final de Argentina por 2-1 en el Maracaná.

El punta Emmanuel Emenike partió hoy en velocidad por la banda derecha y literalmente se llevó puesto a su custodio con una falta evidente que el árbitro neozelandés Peter O’Leary pasó por alto.

Sin más obstáculos tras pasar por encima de Senad Lulic, Emenike, jugador del Fenerbahce, sirvió el balón al centro del área a Peter Odemwingie, quien con remate seco introdujo el balón en la portería tras filtrarlo entre las piernas de Asmir Begovic.

El gol se produjo nueve minutos después de que el árbitro neozelandés anulara la maniobra que comenzó con una potente arrancada en velocidad de Dzeko y terminó con un latigazo a la puerta sin que nada pudiera hacer Vicent Enyeama.

Tres minutos después, el mismo delantero del Manchester City volvió a dejar en evidencia la lentitud de los zagueros nigerianos pero con el gol concedido, pese a los airados reclamos del banco, los de Safet Susic entraron en un hoyo negro y perdieron el ímpetu.

Los decisivos errores de apreciación de O’Leary ayudaron a las Súper Águilas a completar en sus dos salidas cuatro puntos, que las aproximan a los octavos de final, fase en la que hoy se matriculó Argentina con seis puntos y a falta de una jornada para el cierre del grupo F.

Irán, que sigue con un entero, se jugará la última carta el próximo 25 de junio frente a Bosnia mientras que Nigeria chocará contra Argentina con la obligación de no perder para no comprometer su pase.

El segundo tiempo se jugó sin muchos argumentos tácticos pues Bosnia buscaba un gol para empatar y alargar su agonía hasta la última jornada de la fase de grupos.
Leer la noticia completa

Messi y diez más

leo messi se saco mucha presion con su golFoto: AFP
Ocho años -menos un día- después, Messi volvió a marcar en un Mundial. Tras muchos meses intentándolo, encontró la jugada que buscaba y recuperó la sonrisa. Lo hizo, además, cuando sus compatriotas trataban de acallar a la parte de la hinchada brasileña presente en Maracaná que le insultaba. La reaparición del astro argentino, ausente durante toda la temporada, fue la gran noticia de una gris victoria argentina ante un rival que pagó la novatada.

Con el Maracaná convertido en una olla albiceleste, la selección de Alejandro Sabella no dejó buenas sensaciones. Inconexa y con una alarmante falta de chispa en muchos de los jugadores que deben alimentar el sueño del tricampeonato. Tampoco ayudó el diseño del técnico. En la selección que cuenta con la mejor nómina de atacantes del mundo, Sabella plagó el campo de defensas, con la inclusión del zaguero del Inter Hugo Campagnaro. La idea era abrir las bandas con Pablo Zabaleta y Marcos Rojo, pero no lo consiguió. Si se fue al descanso con ventaja fue porque al rival le pesó el debut. Bosnia-Hercegovina, una novata que carga con el peso de representar a un país joven, entró al campo como un flan.

Impresionada por el escenario y la entidad del rival, introdujo en su meta el primer balón que llegó a su área, una falta botada por Messi que peinó Marcos Rojo y rechazó contra su meta Sead Kolasinac (m.3). Con el marcador a favor y, sin más plan de juego que aguardar algún destello de sus estrellas, la Albiceleste se fue diluyendo conforme avanzó el primer tiempo. Messi no conectó con Agüero, Di María vagó sin rumbo y a Mascherano y Maxi Rodríguez no dieron ni con el ritmo. Por eso, no necesitó mucho Bosnia para ir creciendo hasta poner en apuros a Sergio Romero, pleno de reflejos en un remate de cabeza de Senad Lulic (m.40).

De Messi, mientras, no hubo más noticias hasta el minuto 45 cuando, con un regate seco y corto en el interior del área, comenzó a recordar al jugador que añoran en Barcelona y aún esperan recuperar en Argentina.

Que Gonzalo Higuaín y Fernando Gago entrasen en el campo tras el descanso, no fue más que la consecuencia del lógico cambio de planes de Sabella. Messi buscó el balón más alejado del área y, al final, encontró la jugada que quería. Esa carrera con el balón pegado, al pie, esa pared con Higuaín, para recorrer el borde del área hasta encontrar el hueco por el que ajustar la pelota junto al poste, imposible para cualquier arquero.
Leer la noticia completa