Argentina tercer semifinalista al derrotar a Bélgica

higuain tras marcar el gol que dio la clasificacion a ArgentinaFoto: EFE
A Bélgica le pesó la responsabilidad de verse en unas semifinales del Mundial y salió con miedo, precavida. Todo lo contrario que una Argentina que tiró de garra y gen competitivo para arrinconar a su rival en los primeros minutos de partido. Los cánticos de la afición brasileña, descaradamente a favor del conjunto europeo, contribuyeron a espolear a un equipo que ya dominaba el marcador en el minuto siete con un auténtico golazo del ‘Pipita’ Higuaín.

Muy criticado, el delantero de la albiceleste empalmó un pase rechazado de Messi para superar a Courtois cuando apenas se había situado Bélgica sobre el verde. Necesitaron 25 minutos los ‘diablos rojos’ para inquietar la portería de Romero con un remate de De Bruyne. El peligro, sin embargo, estaba en el otro campo cada vez que Leo Messi se hacía con el balón. Suyos fueron los pases más incisivos de una albiceleste que fue de más a menos.

El juego se instaló en los tres cuartos de campo pasada la media hora sin apenas ocasiones remarcables hasta la llegada del descanso. Tras la reanudación, Higuaín y Lavezzi tuvieron la sentencia en sus botas ante la pasividad de un equipo que se ha acostumbrado en Brasil a activarse a partir de la hora de partida. De hecho, todos sus goles han llegado siempre a partir del minuto 70 de partido… pero ante Argentina, los belgas llegaron tarde.

Fellaini dio el primer aviso en el minuto 60 con un potente testarazo y, dos minutos después, el del Manchester United repitió tentativa. Garay, en esta ocasión, desvió fuera. Y, de nuevo tres minutos después, Bélgica volvió a asustar a una confianda Argentina que retrasó sus líneas peligrosamente. De hecho, pocos fueron los chispazos de los chicos de Leo Messi durante unos minutos en los que el conjunto europeo se volcó al ataque con una intensidad que recordó a la prórroga disputaba ante Estados Unidos. Lukaku, sin embargo, no fue el revulsivo de entonces y los ataques belgas acabaron diluyéndose.

Ninguno de ellos fue realmente peligroso, pese a que la sombra de la prórroga, que se resiste en estos cuartos de final, sobrevoló Brasilia. Argentina renunció al esférico en unos cinco minutos finales de infarto. Los córners fueron la gran baza de Bélgica, que buscaba repetir las semifinales de 1986 en las que, casualidades de la vida, caerían ante Argentina.
Leer la noticia completa

Todos los goles en la prórroga, al final pasa Bélgica

bruyne y lukaku marcaron por belgicaFoto: AFP
Julian Green, que entró en tiempo de prórroga a los 105 minutos de un partido que terminó sin goles en el tiempo reglamentario, puso el 2-1 dos minutos después y el encuentro entró en un estado demencial.

Cualquier cosa pudo suceder en las porterías de un Tim Howard, que como Atlas sostuvo la estantería de Estados Unidos hasta el gol de De Bruyne a los 93, y de Thibaut Courtois, que debió trabajar sin respiro en los últimos minutos locos en que Estados Unidos, con el cuchillo entre los dientes, buscó llevar la serie a los penaltis.

Argentina es el nuevo escollo de Bélgica, ahora en cuartos de final el 5 de julio.

El pase para esa cita se confirmó en tiempo extra, a los 93 minutos, en una maniobra por la banda derecha que comenzó otro jovencito, el corpulento delantero de 19 años Divock Origi, quien en la fase de grupos marcó el gol solitario del triunfo sobre Rusia.

Oirigi se llevó puestos a sus rivales y dejó a De Bruyne libre para someter a Howard y, a los 95 minutos, devolvió el puesto de titular a Lukaku, quien a los 106 marcó lo que podía ser la puntilla, hasta que apareció Green para descontar y meterle morbo al encuentro.

Como en el comienzo del partido, en el arranque del segundo tiempo Tim Howard salvó a Estados Unidos. Y Howard fue el culpable del cero que primó en el tiempo reglamentario pues nadie más que él apareció pasar salir al paso de los jugadores belgas.

Con menos de un minuto de juego, el joven Origi superó a todos sus custodios con sus grandes zancadas para sostener el primer cara a cara con el portero del Everton, que con la bota sacó al córner el violento remate.

Y en los primeros compases del segundo tiempo Howard se izó para sacar por encima del horizontal un cabezazo de Dries Mertens.

Fue la radiografía de un encuentro abierto en el que Bélgica se asomó para golpear más al rival y Estados Unidos parecía dispuesta a aguantar el castigo y esperar paciente la hora de asestar su mejor golpe.
Leer la noticia completa

Bélgica gana a Corea del Sur por 1 a 0

vertonghen celebra el unico gol del partidoFoto: AFP
La talentosa y jovencísima generación de la selección belga, que ha ganado sus tres encuentros de la primera fase, se medirá en octavos de final a Estados Unidos, mientras Corea del Sur, que necesitaba una goleada y que Argelia no ganase, cayó eliminada.

Los chicos de Marc Wilmots, con un conjunto plagado de suplentes sin Eden Hazard, Kevin De Bruyne o Romelu Lukaku, tumbaron a los surcoreanos aún estando en inferioridad gracias a un disparo del joven Divock Origi, cuyo rechace cazó Vertonghen en el 77.

Hasta la expulsión de Defour, la muchachada de Wilmots jugó al fútbol cuando le apeteció, sobre todo por el flanco izquierdo del bólido Mertens, el lado preferido de los belgas.

Arrastrados por la inercia de estar en octavos, la desidia se notó en actitudes de algunos jugadores. Solo Mertens se salvó. El pequeño extremo del Nápoles remató en el área pequeña unos palmos por encima del larguero una jugada prolongada por Kevin Mirallas.

Otros dos chutes lejanos del propio Mertens, uno de ellos en un libre, adornaron la hoja ofensiva de los ‘diablos rojos’.

Corea del Sur, muy limitada técnicamente, se aplicó con lo que pudo. El medio del Sunderland Ki Sung-Yueng cargó un disparo raso al poste derecho de Courtois. El gigante de dos metros sacó la manopla.

En el córner que siguió la jugada, los defensas belgas remataron contra su propia portería. Entre Courtois y un defensa, rebañaron el balón casi en la línea de meta.

Como si Bélgica pretendiese ponerle pimienta a un aburrido encuentro, Defour le clavó los tacos a Kim Shin-Wook en un balón dividido en el centro del campo. Completamente gratuito. El australiano Williams le mandó a la caseta con roja directa.

En su primer partido como titular, el medio del Oporto abrió esperanzas a los asiáticos, que necesitaban golear para acceder a los octavos.

Hong Myung-Bo, el seleccionador coreano que en su época de jugador le marcó a España el penalti decisivo que la echó del mundial del 2002, retiró al descanso a un medio para colocar a Lee Keun-Ho, un rápido delantero.
Leer la noticia completa

Bélgica ganó por 1 a 0 a Rusia

origi celebra el gol a rusiaFoto: AFP
Hazard fue lo más destacado de un duelo intenso, pero con pocas ocasiones. Despertó a tiempo, cuando apenas quedaban tres minutos, y puso en bandeja el gol a Origi tras una electrizante acción por la izquierda.

Rusia ofreció muy poco para lo que se espera del país que acogerá el próximo Mundial, el que paga más generosamente a su seleccionador. La derrota deja muy tocado al equipo de Fabio Capello, que llegará a la última jornada con un único punto en su casillero.

Bélgica se siente favorita. Y esa es una buena noticia, porque tiene jugadores de calidad -Courtois, Kompany, Witsel, Fellaini, el apagado Lukaku…- y puede aportar aire fresco, pero aún parece un equipo a medio hacer. Tiene la idea de jugar en campo contrario, pero le falta ajustar las líneas y, sobre todo, encontrar quien filtre el último pase a Lukaku, el delantero pretendido por Juventus y Atlético que parece una isla.

Ese debiera ser Eden Hazard, el díscolo jugador del Chelsea que se atrevió a cuestionar los planteamientos de Mourinho, pero tirado a la banda izquierda apenas entró en juego en todo el primer tiempo.

Rusia, al contrario, tiene las ideas claras. Aplica el plan con el que Fabio Capello ha hecho carrera; llegar lo más rápido posible al área contraria, sin importar la forma, con un pelotazo o un robo de balón.

Y eso le bastó para crear más peligro que los belgas hasta el descanso. Obligó a emplearse en tres ocasiones, siempre con acierto, a Thibaut Courtois, y hasta pudo reclamar un penalti de Toby Alderweireld sobre Maksin Kanunnikov, en el minuto 24.

No estuvo afortunado el defensa del Atlético de Madrid, lateral derecho en su selección y superado en todo momento. Como tampoco hubo quien frenase, por la misma banda, a Dries Mertens en el campo contrario.
Leer la noticia completa

Bélgica remonta el gol inicial de Argélia

fellaini celebra el gol con hazardFoto: AFP
Marouane Fellaini y Dries Martens, que empezaron el duelo en el banquillo, marcaron los tantos belgas en los últimos veinte minutos de juego y revirtieron el gol de penalti de Sophiane Feghouli a los 25 minutos de la primera parte.

Bélgica, la selección más joven del Mundial y plagada de figuras, tuvo más problemas de lo previsto ante una Argelia agazapada en defensa.

Hazard buscaba buenas líneas de pase por la banda izquierda y el centro del ataque, pero Argelia taponó las vías de juego con una presión asfixiante sobre Dembele y Witsel en la medular.

Atrincherada en labores defensivas, Argelia apostó su caudal ofensivo a los contraataques de sus rápidos delanteros. En el minuto 18, Mahrez ganó por velocidad a Van Buyten pero su disparo salió muy desviado.

En el otro área, Witsel lo intentó un par de veces desde lejos, ante la imposibilidad de adentrarse en la telaraña de los argelinos, que en otra acción rápida a los 24 minutos se plantaron en el área y Vertonghen agarró de la camiseta a Feghouli. El árbitro mexicano Marco Antonio Rodríguez decretó penalti.

El valencianista Feghouli batió desde los once metros a Courtois con un disparo que engañó al joven arquero del Atlético de Madrid.

Lukaku, un hombre de área que vive del gol y de su velocidad, estuvo poco participativo en el juego, perdido entre la maraña de defensas argelinos, que apenas le dejaron opción alguna.

La ocasión más clara para el conjunto belga llegó poco antes del descanso. Hazard combinó bien con Chadli, que quedó en una excelente posición de tiro dentro del área, pero disparó flojo y sin colocación a las manos de M’Bolhi.

En el segundo tiempo Bélgica apretó en busca del empate con varios balones aéreos para aprovechar la altura de sus jugadores. Wilmots movió el banquillo de salida y a la postre le dio sus frutos.
Leer la noticia completa