Guardiola y el Bayern pierden la Supercopa alemana

borussia dortmund celebra supercopa alemanaAFP
El Borussia Dortmund se impuso al Bayern Múnich para alzarse con el título de la Supercopa alemana con goles de Henrihk Mhkitaryan y de Pierre Emerick Aubamayang.

El Bayern tuvo la primera llegada clara del partido, un buen disparo del suizo Xerdan Shaqiri ante el meta Mitch Langerak reaccionó con una buena parada. A renglón seguido, el Dortmund tomó el control del partido y tuvo las mejores llegadas a lo largo de la primera parte.

En lo defensivo, el griego Sokratis Papadoupoulos tenía prácticamente fuera del partido al polaco Robert Lewandowski, con lo que el ataque del Bayern perdía contundencia.

Hacia adelante, la movilidad de Jonas Hoffmann, las iluminaciones de Henrihk Mhkitaryan y la velocidad de Pierre Emerick Aubameyang fueron poco a poco abriendo el camino para que llegarán las ocasiones.

En el minuto 10, vino la primera alarma con un remate desviado del italiano Ciro Immobile, en el 17 el meta bávaro Manuel Neuer reaccionó con una buena parada ante un remate de Oliver Kirch y poco antes Javi Martínez estuvo a punto de marcar en propia puerta en una devolución que le complicó la vida a Neuer.

En el 23 llegó el gol del Dortmund, con un remate dentro del área de Mhkitaryan aprovechando un rebote después de que David Alaba no lograra despejar tras quitarle un balón a Aubameyang.

Poco después del gol, Javi Martínez se lesionó en un desafortunado choque con Marcel Schmelzer, lo que aumentó las dificultades defensivas por las que venía pasando el Bayern.

En el segundo tiempo, el Dortmund siguió siendo el equipo dominante en el minuto 62 llegó el segundo gol con un cabezazo de Aubameyang a centro de Lucasz Piszczek.
Continue Reading

Real Madrid primer finalista de la Champions League

Bayern Munich vs Real MadidRecuerdan ustedes los partidos importantes del FC Barcelona con Pep Guardiola en el banquillo? La final de Roma, por ejemplo. Los jugadores salían al campo de tal manera que los primeros minutos parecía que no estuviesen ni el terreno de juego. Después, con el paso de los minutos, se rehacían y, normalmente, acababan ganando sus partidos.

Al Bayern, este martes, le pasó lo mismo. El único problema es que a los alemanes, lo que en ciclismo se llama “pájara” les duró mucho más. Eso y que delante tenía a un Real Madrid al que si ni le presionas, ni le molestas y le dejas todos los espacios libres del mundo, te mata. El Bayern salió entre sobreexcitado y asustado, una extraña combinación que acabó con sus opciones de poder remontar la eliminatoria. No fue el Bayern. Ni se le pareció. No llegó ni a ser una sombra de equipo. Nada de nada.

Al descanso se llegó con un 0-3 sorprendente para alguien que no hubiese visto los primeros 45 minutos. Pero no para los que estuviesen viendo el encuentro. Porque el Madrid había marcado tres goles como podía haber marcado cuatro, cinco o seis. Sin problemas. Los dos goles de Sergio Ramos en jugadas a balón parado, un saque de esquina y una falta, y el de Cristiano Ronaldo en una contra letal con la participación de la archiconocida BBC, hicieron aún poca justicia a los méritos de unos y de otros. Porque antes de que los alemanes chutaran por primera vez a portería (minuto 25, Ribery y el balón no fue ni entre los tres postes), Cristiano Ronaldo y Bale ya hubiesen podido abrir el marcador. Y, posteriormente, el mismo Cristiano tuvo otras dos ocasiones para humillar aún más a un desconcertado Bayern.

En el descanso, con todo perdido, Pep Guardiola dejó en el vestuario a Mandzukic y dio entrada a Javi Martínez. El ex del Athletic se quedó formando defensa de tres con Dante y Boateng, Lahm y Alaba adelantaron sus posiciones y Muller quedó como falso nueve. El Bayern dominó más, el Real Madrid no salió con tanto peligro a la contra e incluso Casillas pudo empezar a tocar los primeros balones. Pero eso es muy poco para un equipo que aspiraba a mucho, pero que demostró que no está, por lo menos de momento, para entrar en los anales de la historia.

Entre Cristiano Ronaldo y Coentrao se hicieron un lío y ellos mismos evitaron un 0-4 que parecía claro. Y el Allianz Arena empezó a silbar a sus jugadores. El infierno era para el Bayern y no para el Real Madrid, como parecía a priori que tenía que ser. Ni los más optimistas en Madrid podían pensarse tener un partido tan plácido, ni los más pesimistas en Munich podían pronosticar que su equipo daría una imagen tan triste.

Y el 0-4 de Cristiano Ronaldo, lanzando una falta directa por debajo las piernas de la barrera y con Neuer haciendo la estatua fue la imagen perfecta para definir el partido hecho por unos y otros.

Pep Guardiola ha dicho siempre que lo único que le pedía a sus equipos es que fuesen competitivos. Y contra el Real Madrid, descaradamente en el partido de este martes, el Bayern no ha sido un equipo competitivo. Ni de lejos.
Continue Reading

Pep Guardiola y sus topos

Guardiola y el topo
Pep Guardiola ha hablado hoy sobre el topo en el vestuario del Bayern: “No tengo tiempo para descubrir qué jugador o qué persona filtró algo. Esto pasa en todos los grandes clubes y también en los pequeños. Ocurrió también en el Barcelona y ahora aquí”.

“He intentado transmitir a los jugadores que hay cosas que tienen que quedar entre nosotros y no deben salir. En el futuro espero que no vuelva a pasar. Ya lo he hablado con ellos”, continuó Guardiola en la previa del partido ante el Eintracht Braunschweig.

“A veces pasa que los periodistas son muy buenos y hay que aceptarlo. Puedo vivir con esta situación. Esto pasa en las grandes esferas políticas y en los clubes, pero no es bueno que los rivales sepan de antemano nuestra alineación”, dijo Pep.

Guardiola se enfadó el pasado fin de semana después de que el diario ‘Bild’ publicara la alineación y las claves tácticas antes del partido frente al Dortmund.
Continue Reading

Bayer de Munich campeón de la Champions League

Bayer campeon
La final se dirigía a la prórroga y el Bayern se temía lo peor. Allí en Wembley estaba el fantasma de Sheringham, el de Solskjaer, el de Diego Milito, el de Drogba y Cech. También el de Robben. Tenía que ser él y tenía que ser el Bayern campeón de Europa. El holandés hizo desaparecer los malos espíritus con una arrancada, con un toque sutil que significó la quinta Orejona para los bávaros. Los fantasmas no existen.

No se hizo de noche para el Bayern ni para Robben, que antes había alimentado su síndrome en las finales. El balón no era de nadie, pero en el 89′ surgió su figura de forma fulgurante después de un toque de Ribéry que pasará a la historia. Apareció el holandés y cruzó con la izquierda, con tacto, ante la salida de Weidenfeller. Lo celebró por él, por todos sus compañeros, por la historia del Bayern, que recogió una Copa de Europa que podía haber levantado en Barcelona, en Madrid o en Múnich. Lo hizo en Londres. Era suya y La Orejona se quedó hasta sin orejas del tiempo que llevaba el Bayern soñando con un día así.

El guión estaba escrito. Algún día tenía que ser. El Bayern tuvo que ser campeón de Europa en el último minuto y el gol lo tenía que hacer Robben, que había visto espíritus por Londres. En la primera mitad desperdició varias ocasiones muy claras. Cuando la final reclamaba otro acto, apareció él para rasgar las vestiduras de los fantasmas. Era el gafe del campeón.

Los dos grandes exponentes del fútbol alemán demostraron en Wembley que los germanos son los que mandan. No hubo goles en la primera mitad, pero tampoco se necesitaron para dejar a Europa con la boca abierta. El plato tuvo todos los ingredientes que no pueden faltar en un partido de fútbol. No se pudo ni beber un trago de agua. Hasta el árbitro mantuvo el ritmo.
Continue Reading

F.C. Barcelona 0 – 3 Bayern Múnich

El Barcelona eliminado
Me van a perdonar por la tardanza pero he tenido que reescribir buena parte de esta crónica. Les voy a ser sincero. Una vez cumplido el trámite, es hora de quitarse las caretas. Y es que cualquier aficionado del Barça con un mínimo sentido crítico sabía de sobra que la eliminatoria estaba finiquitada tras el pitido final del Allianz Arena. Caput, finito. Encima, la baja de Messi acabó por templar los ánimos de los azulgranas más vehementes, que soñaban con una noche mágica del argentino como espoleta de una remontada más milagrosa que otra cosa.

Pero no, el fútbol, dentro de su innegable entropía, se rige por principios simples y éstos dicen que cuando dos equipos se enfrentan sobre un terreno de juego, suele prevalecer el que mejor fútbol despliega y, hoy por hoy, no hay quien le tosa a los muniqueses en Europa. Está por ver qué se inventa Klopp para la final de Wembley pero desde aquí enarbolamos desde ya la bandera del favoritismo bávaro.

El Barça tenía al menos la obligación de firmar un partido digno, a la altura de su reciente leyenda, pero su innegable esfuerzo no le alcanzó ni para eso
Visto así, el Barça tenía al menos la obligación de firmar un partido digno, a la altura de su reciente leyenda, pero su innegable esfuerzo no le alcanzó ni para eso, porque este 0-3 duele más que una cornada de 20 centímetros.

Impotencia. No hay mejor palabra para definir la sensación de orfandad de un equipo que ha naufragado sin paliativos frente a un Bayern avasallador que amenaza con instalar una dictadura perdurable en el fútbol europeo, a tenor de su potencial y la juventud de muchas de sus estrellas.

Messi, santo y seña de un conjunto que vive por y para el argentino, tiene la excusa de la lesión, que le lastró en la ida y este miércoles le dejó tragando saliva en el banquillo. No la tiene en cambio Tito, que ha quedado señalado por su elección de jugadores y su gestión de los tiempos a la hora de realizar los cambios.

La primera parte al menos fue decorosa, porque no hubo ni rastro de la lastimosa imagen del encuentro de ida en Múnich, donde claudicaron todas las líneas sin remisión.
Continue Reading

Bayern Múnich 4 – 0 F.C. Barcelona

Bayern Barcelona
No se recuerda en el último lustro un equipo que volviera tan vulnerable al Barcelona. Tan inferior. El debate previo sobre la lucha por la posesión de la pelota era un camelo. Lo importante no es siempre tenerla sino saber qué hacer con ella. Mientras que el Barça apenas inquietó a Neuer, el juego del Bayern Múnich creció a partir de su presión en el centro del campo y unos ataques que armaban el mismo revuelo que una estampida de bárbaros armados de fútbol. Mucho fútbol.

Para los azulgrana fue como despertar de un largo sueño apenas sacudido este tiempo por las escaramuzas locales con el Real Madrid. El Barça no tuvo que lidiar con un enemigo histórico sino con un equipazo. El derroche de poderío del Bayern impresionó, en especial el trabajo defensivo de Javi Martínez, Müller y Schweinsteiger. La máquina alemana de robar balones empequeñeció las figuras de Sergio Busquets, Xavi e Iniesta. El rodillo de la Bundesliga también arrolla en la Champions League.

El primer gol del Bayern, de cabeza, mostró otras de las virtudes del equipo alemán. No sólo domina el juego con el balón combinado a ras de suelo, de paredes constantes y ayudas. Su superioridad en las jugadas por arriba quedó de manifiesto con ese salto de Dante que, tras doblegar en altura a Dani Alves y trazar un mal remate, sirvió a Müller la posibilidad del 1-0 (min.24).

Alrededor de Víctor Valdés fue creciendo el desconcierto propio de una barca anegada en la que todos reman pero nadie busca un cubo. En esa algarabía cometieron mano en su área Piqué, Alexis y Marc Bartra. Juzguen los expertos del arbitraje su voluntariedad. Los asistentes de área declinaron hacerlo. Significativa la mirada de uno de ellos al linier en el 2-0. Mario Gómez lo hizo a placer (min. 49) y en posición ilegal después un pase de cabeza de Müller en el área pequeña.
Continue Reading

Vuelta octavos de final de la Liga de Campeones

En el día de hoy se han celebrado la tercera tanda de dos partidos de la vuelta de Octavos de final de la Liga de Campeones con estos resultados:

BAYERN DE MUNICH 3-3 INTER DE MILAN


Los alemanes se las prometían muy felices. Y la situación no era para menos, faltaban 20 minutos para acabar el partido y además del gol de renta que se llevaron de San Siro en su estadio ganaban por 2 goles a 1 al Inter de Milán.
Un Inter que veía como su máximo goleador Samuel Eto’o marcaba el primer gol cuando solo habían trascurrido 4 minutos.
Pero pasados unos minutos de desconcierto, el Bayern se puso las pilas y con dos goles de Mario Gomez y Müller llegaron al descanso con 1 gol de ventaja (2-1) que unido al gol que traían de Roma hacía parecer que todo estaba hecho.
Pero los italianos hasta que no esta dado el pitido final por el arbitro, nunca se les puede dar por muertos y así en el minuto 63 Sneijder marcó el empate a dos.
Al final, faltando solo 2 minutos para el final y los hinchas del Bayern celebrando el pase a cuartos, se produjo lo que no creía nadie. Otra vez apareció Etoo, insaciable, le pasó el balon al macedonio Pandev que fusiló a Kraft y rompió el partido.
Continue Reading