Argentina se lleva el Sudamericano Sub20

Foto: EFE

Foto: EFE

La selección Argentina se ha proclamado campeona del Sudamericano Sub’20 que se disputaba en Uruguay tras imponerse por 2-1 al combinado local en el último partido de la jornada final del hexagonal con una gran actuación de su delantero Ángel Correa.

El futbolista del Atlético de Madrid inició la jugada del primer tanto argentino, el que empataba el encuentro y ponía de su lado el título, y materializó el segundo y definitivo gol.

Además de coronarse campeón del “Juventud de América”, Argentina consiguió con este triunfo la clasificación directa para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

LEER LA NOTICIA COMPLETA

Argentina gana a Croacia por 2-1 en partido amistoso

Fotografía: EFE

Fotografía: AFP

El centrocampista Anas Sharbini sorprendió a la última línea argentina con una llegada desde la izquierda en el minuto 11 y firmó con un disparo cruzado el 1-0 para Croacia, que actuaba de visitante en el campo del West Ham. Los albicelestes, que terminaron dominando con solvencia el duelo, tuvieron que esperar hasta el segundo tiempo para darle la vuelta al marcador. A destacar que en el segundo tiempo jugó los 45 minutos el jugador croata del Barça B, Alen Halilovic.

Messi dejó primero un balón para que Cristian Ansaldi equilibrara el encuentro con un zapatazo lejano a la vuelta del descanso que rozó a Sergio Agüero antes de colarse en la portería, y se responsabilizó después de un penalti para sentenciar en el minuto 56 un encuentro en el que los de Martino ya no volvieron a ceder el control. Carlos Tévez se presentaba como uno de los protagonistas de la cita en la capital británica al regresar a la selección argentina después de tres años de ausencia. El “Apache”, que inició el duelo en el banquillo, salió al campo en la segunda parte y fue ovacionado por el público de Upton Park, donde jugó una temporada.

Messi fue durante toda la noche el futbolista más peligroso de Argentina. El delantero del Barcelona se movió con libertad en las cercanías del área croata y fue de menos a más durante el encuentro, como el resto del equipo. Los argentinos abrieron al ralentí el partido bajo la fina lluvia que caía al este de Londres y dejaron que fuera Croacia la que firmara las primeras oportunidades del duelo, ambas por la banda derecha, la que defendía Ansaldi.

El golpe de los croatas llegó en el minuto 11. Mateo Kovacic condujo sin oposición el balón hasta el borde del área argentina y lanzó con astucia un pase hacia la izquierda que encontró desmarcado a Sharbini para que el centrocampista cruzara un balón raso con el que superó al portero Sergio Romero. Argentina fue lentamente reparando las imprecisiones que habían lastrado su juego al inicio del partido, en gran parte estimulada por Messi, que retrocedía para buscar balones y se arriesgaba en solitario para fabricar peligro en el campo croata.
Leer la noticia completa

Tata Martino nuevo seleccionador argentino

martino nuevo seleccionador argentinoFoto AFP
Se confirmaron los pronósticos que apuntaban al Tata Martino como sucesor de Alejandro Sabella al frente de la selección argentinoa de fútbol. A falta de confirmación oficial por parte de la AFA, el ex técnico azulgrana será el seleccionador de la albiceleste hasta 2018.

La extensión de su contrato, sin embargo, sigue sin aclararse puesto que el actual presidente, Luis Segura, termina mandato en 2015. Para esta nueva aventura, que le permitirá reencontrarse con Leo Messi y Javier Mascherano, Martino contará con el mismo equipo con el que recaló en el Camp Nou.

Jorge Pautasso será su segundo de a bordo, mientras que Elvio Paolorosso será el preparador físico de una albiceleste que tendrá el reto de mantener el nivel de resultados conseguido en el Mundial. Las negociaciones, que se cerraron el pasado fin de semana, se alargaron debido a la muerte de Julio Grondona, curiosamente a quien criticaba Martino por su resistencia a abandonar el poder del fútbol argentino.
Leer la noticia completa

Alemania campeona del mundo al derrotar a Argentina

alemania campeona del mundoFoto: FIFA.com
Alemania y Argentina ofrecieron una final magnífica, bien jugada por ambos equipos, cada uno con su estilo, y que llevó al límite físico y psíquico a ambas. Al final, un gol de Goetze (113′) en la prórroga decantó la balanza a favor de los teutones que tuvieron algo más de fútbol y algo más de puntería.

Leo Messi y Javier Mascherano, inmenso una vez más, se quedan a unos minutos de su sueño que, de cara a Rusia 2018 ya será asignatura pendiente para el ’10’. Leo, Palacio e Higuaín lo tuvieron pero no encontraron la manera de batir a Neuer. Esto es fútbol.

Alemania no arrancó con buen pie pues Sami Khedira se lesionó durante el calentamiento y Joachim Löw tuvo que suplirlo a última hora por Christoph Kramer. Para colmo, el propio Kramer debería ser sustituido en el minuto 31 por Schuerrle tras quedar ‘noqueado’ por Garay en una fea acción del argentino.

El principal problema del equipo de Joachim Löw fue el espíritu de combate de Argentina. El conjunto alemán, con más talento colectivo y mayor capacidad para gestionar el balón que el rival, mantuvo su buen fútbol de todo el torneo, llegando al área de Romero con el esférico jugado y encontrando a un sensacional Müller moviéndose entre líneas, cayendo a bandas y apareciendo en el área.

Argentina sorprendió con su mejor actuación. Es cierto que sin Di María y Agüero -en el primer tiempo- su juego queda limitado a las apariciones de Leo Messi; pero Sabella supo inculcar a los suyos la idea de que se trataba de un todo o nada y que debían robar y correr para habilitar a Messi e Higuaín en la punta.

Así, fueron unos primeros 45 minutos vibrantes, bonitos, con dos estilos de juego contrastados y competitivos solo afeados por las duras entradas fuera de lugar de Rojo o Höwedes que merecieron la expulsión.

Fueron los sudamericanos los primeros en golpear, por medio de Higuaín a los 5 minutos y a los 9 Messi protagonizó su primer salalom. Fue la señal de que el Rosarino llegaba a la cita con el combustible necesario para intentar su sueño.

Se sucedieron las contras de Argentina con las llegadas organizadas de Alemania y varias más o menos buenas ocasiones abortadas por el colegiado Rizzoli y sus asistentes por fuera de juego.

Aún así, cada equipo tuvo una par de oportunidades para adelantarse en el marcador. En el minuto 20′, Higuaín cazaba un fallo defensivo de Kroos y se plantaba ante Neuer, pero ante la llegada de Hummels se precipitó en el remate y tiró mordido y desviado. Y en el 40′, Messi obligó a sacar bajo palos a Boateng un centro-chut de Leo que había desbordado por la banda derecha.

Los alemanes también rondaron el gol. Romero tuvo que enviar a córner un disparo envenenado de Schuerrle (43′) en el 47′, Höwedes envió el balón al poste tras rematar con furia un córner lanzado por Kroos.
Leer la noticia completa

Argentina clasificada para la gran final junto a Alemania

argentina clasificada por penaltis
Once metros separaron de la gloria a Holanda en Brasil 2014. Solo once metros. El final de un partido condenado al cero a cero en el que la sombra de la final de un Mundial pesó y de qué manera. Alemania esperaba tranquila en Maracaná y finalmente será la Argentina de Leo Messi quien trate de coronarse campeón ante la ‘Mannschaft’. Lágrimas albicelestes de alivio, de satisfacción y de euforia para un grupo que está ante su gran oportunidad.

Una tanda en la que el planeta fútbol pusos sus ojos en ‘La Pulga’ aunque fue el portero Sergio Romero quien se hizo un hueco en la historia dando la clasificación a los suyos. Era la hora de los porteros y Romero no defraudó. Cillessen tan solo sacó balones de la red. Pero también había que disparar y ahí no rehuyó la presión Leo Messi. Fue el primero de los argentinos, el líder que tranquilizó a los suyos tras el error de Vlaar y no falló. El ‘gato’ Romero hizo el resto. Como un felino cazó al vuelo el siguiente disparo de Sneijder. Garay, Agüero y Maxi Rodríguez hicieron el resto. Gloria para la albiceleste en el país vecino, su eterno rival. El ‘Decime que se siente’ sonó con más fuerza que nunca. Messi y toda Argentina estarán ante su gran oportunidad 24 años después de su último título mundial. Holanda, de nuevo, se quedó a las puertas. Leo disputará su primera final de un Mundial, la gran asignatura pendiente.

Esta vez el plan de Van Gaal se quedó a un paso de volver a cumplir con su misión. Los ‘oranje’ entregaron desde el inicio el balón a Argentina sabiendo que donde más peca est equipo es en la creación. Sin embargo, los chicos de Sabella supieron tocar con paciencia para tratar de encontrar agujeros en la telaraña ideada por Van Gaal. No se veían jugadores ‘oranje’ hasta que los argentinos llevaban el balón al centro del campo y allí esperaban ansiosos Robben y Van Persie para aprovechar cualquier error en el pase para salir como balas hacia la portería de Romero. Por suerte para los argentinos pudieron minimizar al máximo sus errores.

Sin embargo, el agujero en el plan holandés lo encontró un Lavezzi que se multiplicó en la banda derecha para percutir una y otra vez a Martins Indi incapaz de frenar la velocidad del futbolista del PSG. Por allí llegó el peligro de la albiceleste y también a través de las botas de Leo Messi. ‘La Pulga’ lo intentó a balón parado con un disparo de falta directa en el inicio de partido ante un Cillessen que no se dejó sorprender. Leo trató de aprovechar cualquier espacio entre líneas para arrancar, eso sí, con De Jong siempre alerta como si fuese su sombra. Algún que otro slalom sin suerte y poco más.

Apenas hubo oportunidades. ¿Respeto? Quizás sí, la final del Mundial estaba en juego y un paso en falso podía condenar las aspiraciones de argentinos y holandeses. Nadie estaba dispuesto a conceder la más mínima ventaja con un error fatal.De ahí al aburrimiento general solo había un paso y solo la emoción de la cita mantenía el pulso a tope. Sin embargo, poco riesgo para alimentar todavía más la adrenalina del espectador frente a una dosis de control extremo para la tranquilidad de Sabella y Van Gaal. Solo un par de oportunidades para cada conjunto animaron la segunda mitad. Al inicio Messi estuvo a punto de marcar tras una salida en falso de Cillesen que le rebotó para casi colarse en la portería holandesa. Más tarde fue Van Persie quien probó de chilena en una de las pocas jugadas trenzadas del combinado holandés.
Leer la noticia completa

Argentina tercer semifinalista al derrotar a Bélgica

higuain tras marcar el gol que dio la clasificacion a ArgentinaFoto: EFE
A Bélgica le pesó la responsabilidad de verse en unas semifinales del Mundial y salió con miedo, precavida. Todo lo contrario que una Argentina que tiró de garra y gen competitivo para arrinconar a su rival en los primeros minutos de partido. Los cánticos de la afición brasileña, descaradamente a favor del conjunto europeo, contribuyeron a espolear a un equipo que ya dominaba el marcador en el minuto siete con un auténtico golazo del ‘Pipita’ Higuaín.

Muy criticado, el delantero de la albiceleste empalmó un pase rechazado de Messi para superar a Courtois cuando apenas se había situado Bélgica sobre el verde. Necesitaron 25 minutos los ‘diablos rojos’ para inquietar la portería de Romero con un remate de De Bruyne. El peligro, sin embargo, estaba en el otro campo cada vez que Leo Messi se hacía con el balón. Suyos fueron los pases más incisivos de una albiceleste que fue de más a menos.

El juego se instaló en los tres cuartos de campo pasada la media hora sin apenas ocasiones remarcables hasta la llegada del descanso. Tras la reanudación, Higuaín y Lavezzi tuvieron la sentencia en sus botas ante la pasividad de un equipo que se ha acostumbrado en Brasil a activarse a partir de la hora de partida. De hecho, todos sus goles han llegado siempre a partir del minuto 70 de partido… pero ante Argentina, los belgas llegaron tarde.

Fellaini dio el primer aviso en el minuto 60 con un potente testarazo y, dos minutos después, el del Manchester United repitió tentativa. Garay, en esta ocasión, desvió fuera. Y, de nuevo tres minutos después, Bélgica volvió a asustar a una confianda Argentina que retrasó sus líneas peligrosamente. De hecho, pocos fueron los chispazos de los chicos de Leo Messi durante unos minutos en los que el conjunto europeo se volcó al ataque con una intensidad que recordó a la prórroga disputaba ante Estados Unidos. Lukaku, sin embargo, no fue el revulsivo de entonces y los ataques belgas acabaron diluyéndose.

Ninguno de ellos fue realmente peligroso, pese a que la sombra de la prórroga, que se resiste en estos cuartos de final, sobrevoló Brasilia. Argentina renunció al esférico en unos cinco minutos finales de infarto. Los córners fueron la gran baza de Bélgica, que buscaba repetir las semifinales de 1986 en las que, casualidades de la vida, caerían ante Argentina.
Leer la noticia completa

Di Stéfano en estado crítico al sufrir una parada cardiaca

Distefano en estado muy graveFoto: EFE
El ex futbolista y presidente de honor del Real Madrid se encuentra ingresado en el Gregorio Marañón tras sufrir una parada cardiaca cuando se encontraba en las proximidades del Santiago Bernabéu.

A sus 88 años (los cumplió en el día de ayer), Alfredo Di Stéfano fue tratado de urgencias y trasladado en ambulancia al centro hospitalario de la capital según informan fuentes del Samur.
Leer la noticia completa

Argentina pasa a cuartos de final sufriendo ante Suiza

Di maria anoto el gol de la victoria para argentinaFoto: EFE
El gol de Ángel di María en el minuto 117 de la prórroga a pase de Lionel Messi puso punto y final al suplicio de Argentina ante Suiza, que estuvo a tres minutos de llevar el encuentro de octavos a la tanda de penaltis.

Argentina, que tendrá como rival en cuartos a Bélgica o Estados Unidos, se estampó ante una notable selección europea liderada por Xherdan Shaqiri, que generó un puñado de excelentes ocasiones. Pero la Albiceleste, como en el resto del Mundial, tiró de individualidades a falta de juego consistente. Messi y Di María, sus estiletes, se encontraron cuando los penaltis eran irremediables. El rosarino culminó con clase una incursión de la estrella del Barça.

El alemán Ottmar Hitzfeld puso a cinco centrocampistas y a cuatro defensas que gravitaban en torno del as argentino. Cuatro helvéticos, le rodearon en varias ocasiones. Pocas veces se despegó de esa tela de araña, sobre todo en el primer tiempo. Con Fernando Gago y Javier Mascherano en la sala de máquinas de Argentina, la conexión con Higuaín o Messi era una quimera. Partida como queda la medular de Argentina, la Pulga no tenía más remedio que bajar a recibir. Como practica en el conjunto azulgrana, explotó el juego interior con paredes cortas hasta llegar al punto de penalti. Allí abrió para Ángel di María, que disparó flojo. El extremo de Rosario estaba a pierna cambiada, en la derecha, después de intercambiarse con Ezequiel Lavezzi.

Antes del descanso, el central Ezequiel Garay casi conecta un cabezazo al saque de esquina botado por Messi. Al intervalo, Di María regresó a la izquierda y Lavezzi, a la derecha. Argentina acosó al país alpino. Higuaín cabeceó en escorzo y forzó a Benaglio a una excelente estirada. Leo Messi estuvo a un palmo de derribar la cerca suiza. El poderoso remate se le escapó por encima del larguero.

Suiza estaba cerca de la rendición. No conseguía poner el balón fuera de su campo. Solo Shaqiri intentaba sacar la cabeza con algunos caracoleos en el costado derecho, pero su calidad no encontraba socios de su altura.

La marabunta suiza se interpuso una y otra vez entre Messi y el gol. Un libre indirecto suizo cabeceado por Schaer por encima del arco puso punto y final a los 90 reglamentarios. La piernas pesaban para las dos selecciones. Ni la entrada del creativo Rodrigo Palacio dio el lustro necesario a los argentinos. Los helvéticos respiraron un poco por el bajón físico de sus adversarios.
Leer la noticia completa

Leo Messi marca un doblete en el triunfo de Argentina

messi sonrie despues de marcar uno de sus golesFoto: EFE
De nuevo Lionel Messi, con una gran actuación ante Nigeria, volvió a desnivelar la balanza a favor de Argentina, que ganó 2-3 con dos goles del delantero albiceleste para dejar a su equipo en el primer puesto del grupo F con pleno de victorias en los tres partidos de la fase de grupos.

Messi confirmó que es el mesías de Argentina. Es el único de su equipo capaz de hacer algo distinto, de poner una marcha más a un juego plano de una selección que disipa cualquier duda con las actuaciones del jugador del Barcelona.

Sin él, Argentina sería otra cosa. Su entrenador, Alejandro Sabella, declaró el día antes del duelo que hay que quitar presión a su figura porque hay más jugadores que pueden tirar del carro. Pero hoy por hoy, es casi imposible. Sin ningún escudero al lado, Messi tendrá que soportar la presión él solo. No hay otra.

Y es que Argentina tiene dos mediocentros, Javier Macherano y Fernando Gago que apenas aportan creación. El primero, por lo menos da equilibrio defensivo, pero el segundo tiene un ritmo futbolístico cansino. Da muchos pases cortos, al pie, sin profundidad y sin velocidad. Ese es el ritmo de Argentina.

Con una excepción. Cuando coge el balón Messi. Y este miércoles, lo volvió a hacer. Desde el segundo minuto lanzó a sus compañeros y ánimo las gargantas de un estadio que parecía La Bombonera de Buenos Aires. Porto Alegre, frontera con Argentina, atrajo a cien mil hinchas albicelestes. Cerca de 80.000 se quedaron fuera del estadio Beira-Rio.

Pero los que consiguieron un billete gritaron el primer gol de su equipo como nunca. Messi recogió un rechace dentro del área tras un disparo de Ángel Di María que paró Vincent Enyeama para fusilar al portero que fue su pesadilla en el Mundial de Sudáfrica de 2010.

En aquel torneo, Nigeria y Argentina se enfrentaron con victoria sudamericana por 0-1. Marcó Gabriel Heinze, pero Enyeama detuvo todas las intentonas de Messi hasta desesperarle. Sacó hasta cinco balones imposibles y después el argentino reconoció el talento de su rival.

Cuatro años después, batió a la primera a un portero excelente, que luego sacaría bastantes pelotas complicadas a Di María y al propio Messi. Pero no era el día de los milagros aunque Nigeria rezara por ellos. Se acercó en varias ocasiones, pero no pudo aunque a veces los rozara. Uno de ellos llegó un minuto después del tanto inicial de Messi, cuando Ahmed Musa empató con un zapatazo esquinado que no pudo parar Sergio Romero.
Leer la noticia completa

De nuevo Leo Messi salva los muebles a Argentina

messi marcando el gol ante iranFoto: AFP
Al igual que ocurrió en la primera jornada ante Bosnia (2-1), los discípulos de Alejandro Sabella mostraron su peor cara ante uno de los rivales más débiles de todo el Mundial. De poco le sirvió al técnico alinear esta vez un once más ofensivo, pues ni siquiera con sus ‘cuatro fantásticos’ en ataque -Agüero, Higuaín, Di María y Messi- fue capaz de dinamizar el juego de un bloque lento, gris y carente de profundidad ni ideas.

La fortuna y un fogonazo de genialidad de un Messi que -pese al gol-, tampoco se libró de la mediocridad general, bastaron a Argentina para desequilibrar la balanza ante una Irán que, en la segunda mitad, se estrelló ante Romero. El meta argentino evitó el descalabro de los suyos con varias intervenciones decisivas.

Demasiado alejado del área, y bajando a buscar casi siempre el balón a la media, Messi no destacó. Pero, cuando todo apuntaba a que el duelo acabaría con el 0-0 inicial, el ’10’ del Barça salió al rescate de la albiceleste superando a Haghighi con una de sus clásicas internadas desde la derecha hacia el centro. Tras plantarse en la frontal, envió el balón a la red conectando un potente zurdazo ajustado al poste (1-0, 91′). Un gol de rosca ‘marca de la casa’.

Las ganas de Leo salvaron a una Argentina que deberá mejorar -y mucho- si aspira a alzarse con el título.

Irán plantó cara hasta el final, y su sólida defensa dejó en evidencia la alarmante falta de recursos de los de Sabella. A Argentina le sirvió de poco tener el monopolio del balón. Casi todas sus ocasiones de gol llegaron en acciones a balón parado, ya sea de falta (Messi, 32′) o de córner (Rojo, 24′ o Fernández, en el 44′). El resto corrió a cargo del inspirado meta Haghaghi, providencial desbaratando sendos remates de Higuaín (13′) y Agüero (21′).

El combinado asiático no se arrugó, y su menor potencial y su condición de ‘Cenicienta’ no le privaron de llevar peligro al área rival. Casi siempre a la contra, o bien a balón parado. Hoseini (4′ y 41′) estuvo a punto de marcar antes del descanso.

Las fuerzas se igualaron aún más en la reanudación, cuando los de Queiroz creyeron más en sus posibilidades. Romero fue clave exhibiendo sus reflejos ante Ghoochannejad (53′).
Leer la noticia completa