Ida Cuartos de Final de la Liga de Campeones

BARCELONA 5-1 SHAKHTAR


La final soñada, la final del año, de la década, del siglo, parece hoy un poco más factible que ayer. El día siguiente de que el Madrid le endosara cuatro al Tottenham (4-0), llegó la ‘manita’ del Camp Nou. Merengues y culés están a un paso de las semifinales, y con un objetivo común entre ceja y ceja: estar en la final de Wembley el próximo 26 de mayo. El camino será arduo y costoso, puede pasar de todo, pueden llegar los dos, uno, o ninguno. Y más después de haber visto lo que pasó esta noche en el Camp Nou.

La advertencia pública de Pep Guardiola a sus jugadores, el aviso de que “el Shakhtar es un señor equipo” ,que lo es, y de que se veía “más fuera que dentro” de la competición tenía su fundamento, ¡menuda guerra dieron los ucranianos!. A pesar del 5-1 final , el Barça sufrió e hizo sufrir más que una película de Hitchcok en la primera mitad, aunque por fortuna luego hubo final feliz. Los deberes están bien hechos y las ‘semis’ parecen más cerca.

Suerte que estaba Andrés Iniesta. A ‘don Andrés’ le dio por celebrar su reciente paternidad con un partido para quitarse el sombrero. Marcó el primer gol a los dos minutos de juego y sirvió el segundo a Daniel Alves en el 33′. El 1-0 dejó al Shakhtar helado. El manchego recibió un pase en profundidad de Messi, se quedó solo ante el meta Pyatov y le superó colando el esférico donde apenas había espacio: raso por el palo corto.

El tanto dio tranquilidad al Barça. Demasiada. Porque el Shakhtar se repuso del golpe y si no empató, o incluso remontó, fue de puro milagro. No fue la noche de uno de sus seis brasileños, Luiz Adriano. El delantero llevó de cabeza con su velocidad a toda la defensa y se convirtió en la pesadilla del tándem de centrales, compuesto Piqué y Busquets, fallando dos goles cantados en el 9′ y el 12′. En el 13, William le emuló fallando una vaselina desde la media. Suerte que estaba Valdés, y que la zaga supo enmendar sus errores. De estas tres acciones casi consecutivas, dos llegaron fruto de sendas pérdidas de balón de Daniel Alves.

Las bajas de Abidal y Puyol se hicieron notar ante un rival que, cada vez que salía al contragolpe, era un tormento. El Barça andaba desbordado, al borde del colapso. El duelo estaba completamente loco. Hasta que Leo Messi dio un puñetazo en la mesa y dijo, “¡aquí estoy yo!”, evitando el ‘knock-out’. El argentino rescató a los de Guardiola con dos jugadones de los suyos, que a punto estuvieron de terminar en gol: en el 17′, con un chut de falta que salió rozando la escuadra; y en el 18′, probando una vaselina imposible ante Pyatov, que interceptó su parábola. Luego Alves, con un centrochut envenenado en el 25′, y Villa, con un disparo desde la frontal que rozó el poste, acabaron de reanimar al Camp Nou.

Messi supo zafarse del férreo marcaje de sus rivales ¿llegó a tener hasta cuatro hombres vigilándole-, y eso permitió a sus compañeros disponer de más espacios para crear peligro. En defensa era otro cantar. El sufrimiento era contínuo. En el 29′, el velocísimo Luiz Adriano estuvo a punto de dar un buen susto.

Menos mal que Daniel Alves supo enmendar sus errores atrás y redimirse con una actuación ofensiva a la altura del mejor Pedro, que reapareció tras el descanso después de tres semanas de baja. El brasileño marcó el 2-0 en el 33′, rompiendo el fuera de juego y batiendo Pyatov, solo, tras recibir un centro desde la media de ‘don Andrés’..

Los de Guardiola respiraron tranquilos al poco de iniciarse la segunda mitad. El 3-0, en el 53′, llegó fruto de una acción de estrategia, de tiralíneas, de esas que con tanto empeño ensaya el técnico de Santpedor. Xavi sacó un córner raso hacia el punto de penalty, lo que nadie esperaba, y Piqué, más solo que la una, lo remató a la red.

El Shakhtar no había dicho su última palabra. Rakitskiy volvió a poner el suspense en el Camp Nou marcando el 3-1 con un remate inverosímil de rodilla, tras un saque de falta lateral (59′). Pero el miedo duró poco, porque un minuto después, en el 60′, Keita puso el 4-1 con un obús dentro del área que entró por la escuadra, tras una magnífica acción de Leo Messi.

Seguro que el bueno de Luiz Adriano no olvidará jamás este partido, ya que en el 81¿ falló su enésima ocasión enviando un remate al poste. Y en el 87′, Xavi puso la guinda al pastel. Alves asistió desde la derecha con un zig-zag ‘a lo Pedro’ y el de Terrassa, solo, fusiló en el área pequeña. 5-1 y las semifinales ya están un poco más cerca.
Leído en Sport.com

MADRID 4-0 TOTTENHAM


Fue más plácido de lo esperado para los blancos, aunque el Tottenham echó una mano. Mejor dicho, el irresponsable Peter Crouch quien, con una amarilla en el bolsillo, se ganó a pulso la otra en una entrada a Marcelo cuando sólo habían pasado 15 minutos de partido. Los Spurs se borraron del partido y hasta de la eliminatoria, para goce y disfrute de Mourinho y los suyos.

El Madrid se abonó a la comodidad por la inoperancia londinense. Con Marcelo, Xabi Alonso y Cristiano Ronaldo regresando al once, los blancos dominaron a placer desde el inicio a los de Redknapp. No hubo ni tiempo para acordarse del último tropiezo liguero ante el Sporting porque Emmanuel Adebayor, sin rastas y a lo loco, conectó un remate que dejó en evidencia al portero visitante Gomes. Sólo habían pasado cuatro minutos de juego.

Una galopada de Gareth Bale con chut a la red exterior de Casillas fue el único aviso de un Tottenham que iba desapareciendo poco a poco. Los londinenses se diluían como un azucarillo, acusando la inferioridad numérica ante un Madrid que tampoco forzaba la máquina.

Tampoco necesitaron apretar el acelerador los de Mou en la segunda parte. Los Spurs se lo fueron poniendo muy fácil. Y el brasileño Gomes, emulando a su compatriota Valdir Peres en el Mundial de España’82, dedicó al respetable su ‘estatua’ cuando Adebayor remató a la red el segundo tanto blanco.

En el Bernabéu, el espejismo de la noche servía para poner tiritas en las heridas de la Liga. El Tottenham pedía angustiosamente la hora pero aún quedaba partido por delante. El siguiente en probar suerte y llevarse el peluche fue Di María. Fue el único gol que no regaló Gomes. Un zurdazo inapelable del argentino para anotar el tercero de la noche.

Y en los últimos instantes, el que lo busca siempre también se llevó su parte del pastel. Cristiano Ronaldo dejó atrás sus molestias para cuestionar otra vez al portero del Tottenham. Fue de las pocas veces que jugó en equipo y la jugada le salió redonda.

Acabó el partido y el Tottenham sólo puede encomendarse a un milagro de dimensiones tan grandes como la noria de Londres. El Madrid afrontará el trámite de White Hart Lane sin Pepe, que cumplirá ciclo de amarillas. descanso para el defensa y descanso para un Madrid que se ha asegurado la clasificación gracias a sus méritos… y a los deméritos ingleses.
Leído en Sport.com

INTER 2-5 SHALKE


Y eso que el Inter comenzó como una flecha. Un error de Neuer, el portero alemán, al sacar un balón de cabeza al borde del área, que cazó Stankovic con un toque certero cuando sólo se habían cumplido segundos del inicio del partido.

El Schalke reaccionó. Matip en un barullo, hizo el 1-1. Y desde ese momento el Schalke siempre dio la cara. Mérito tuvo el equipo que dirige Ralf Rangnick. Porque tras el 2-1 de Milito, el cuadro de Genselkirchen remontó de nuevo.

Dos reacciones que colocan al Schalke en el papel de revelación de la Liga de Campeones a un equipo, que liderado en los días previos por Raúl, siempre creyó en su destino.

El segundo tiempo fue un festival para el Schalke. Raúl hizo crecer un poco más su leyenda. Marcó su gol 71 y fue el futbolista que más kilómetros recorrió con 11,1.

Aún jugando el Inter con diez futbolistas por expulsión de Chivu en el minuto 62, el Schalke llevó la batuta desde el inicio del segundo tramo. Ofreció una exhibición con Jurado al frente, superando a Sneijder y Cambiasso, y de regalo el Schalke recuperó al mejor Edu, autor de dos goles y de una noche de ensueño para toda la comarca del Rühr
Leído en Sport.com

CHELSEA 0-1 MANCHESTER


Rooney, el más brillante en esta ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, rubricó a los 23 minutos de partido una gran jugada a tres bandas que comenzó Michael Carrick y continuó Ryan Giggs con una maniobra espectacular. Rooney marcó el gol al primer toque y dio rienda suelta a una nueva celebración, pero esta vez el delantero del Manchester supo controlar sus emociones ante las cámaras de televisión, que en el último partido de Liga con su equipo, el sábado pasado ante el West Ham, lo captaron pronunciando comentarios obscenos.

En medio de su trifulca con la federación inglesa (FA) por la sanción de dos partidos que le impuso y a la espera de que se haga pública la respuesta a su apelación, Rooney reunió esta noche el ánimo suficiente para llevar la batuta de los “diablos rojos”, que llevan llevaban nueve años sin ganar en Stamford Bridge.

Fue un duelo cuya intensidad fue creciendo paulatinamente, repleto de oportunidades para ambos equipos pero con un gran protagonista en la portería del Manchester. El portero holandés Edwin van der Saar salvó al Manchester de la amenaza que supuso el español Fernando Torres, con ansia de encontrar las redes por primera vez desde su traspaso al Chelsea en enero.

A la media hora, Torres se internó por la banda derecha para verse a solas con Van der Saar, que mandó el esférico a córner. A escasos instantes del descanso, el campeón del mundo, por el que Roman Abramovich pagó 58 millones de euros, tuvo una nueva opción de gol que no aprovechó.

Didier Drogba, quien jugó de titular junto a Torres antes de ser reemplazado por Nicolas Anelka, dio un excelente pase al exjugador del Liverpool, que rozó el balón y lo envió a un poste. La mala fortuna para los “blues” continuó cuando, al recibir el rebote, Frank Lampard disparó forzado y Nani salvó el gol bajo la portería.

Si bien el control del Manchester creció tras la reanudación, el equipo de Carlo Ancelotti protagonizó algunos momentos brillantes de los que, sin embargo, no supo sacar beneficio. Uno de ellos lo firmó Drogba, que dibujó una espectacular chilena tras un saque de esquina. Van der Saar desbarató una ocasión de oro de Torres minutos después, cuando desvió con muchos reflejos un remate de cabeza del español.
Leído en Sport.com

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *