El Barcelona pincha en la copa Del Rey


FC. BARCELONA 0-0 ATHLETIC DE BILBAO

Ni el dominio aplastante del balón, ni la presencia de Messi y Villa en la segunda mitad, ni algunas jugadas con nueve efectivos atacando ni la salida de Xavi e Iniesta de inicio fueron suficientes para que el Barcelona pudiera encarrilar la eliminatoria. Los hombres de Guardiola se toparon una y otra vez con la ordenada y poblada zaga rojiblanca y San Mamés será el juez de la eliminatoria.

Caparrós lo tenía muy claro desde el principio. Con las últimas exhibiciones goleadores de los culés y sin Fernando Llorente en la punta de ataque, no quedaba otra que correr detrás del balón, defenderse con uñas y dientes y buscar la fortuna en posibles contras aisladas intentando que cada minuto no se convirtiera en interminables horas con el balón en posesión de los barcelonistas.

Pasaban los minutos y parecía que el gol del Barcelona era sólo cuestión de tiempo. Así fue desde el principio hasta el final. Xavi e Iniesta no descansan nunca de mimar el balón. Ambos tratan el cuero como nadie y lo mueven con una rapidez al alcande de muy pocos en este mundo. Pedro y Bojan lo intentanton por las bandas, pero después de firmar sus choques por goleadas, hoy tocaba trabajar al máximo para encontrar un gol que no llegó. Unos días entra todo y otros necesitas que se alineen los planetas para atravesar la meta rival.

De esta forma, el monólogo culé no paraba. Parecía que el gol era sólo cuestión de tiempo, pero sorprendentemente los leones sabían perfectamente que papel tenían que interpretar sobre el tapete del Camp Nou. Javi Martínez se metía en numerosas ocasiones entre los centrales vascos y en la mayoría de las ocasiones, los once futbolistas visitantes estaban por detrás de un balón que se movía de una banda a otra y pasaba por las botas de los jugadores culés sin apenas tiempo de analizar la situación.

Hasta el momento, el fallo de los culés podría llegar en que intentaban entrar con el cuero controlado en la portería defendida por Gorka, por lo que Iniesta y Bojan buscaron el peligro desde fuera del área. Ambos se sacaron duros chuts lejanos, pero el meta navarro intervino con acierto para salvar a su equipo. El manchego fue el que más cerca estuvo del gol y el de Linyola, recien renovado, fue de más a menos hasta que dejó su puesto a Villa en la segunda mitad.

Con la sensación de que el Barcelona podría marcar en cualquier momento se superó el descanso, pero Guardiola quiso asegurar y puso a Messi sobre el césped en lugar de Keita. Al dominio culé se le sumaba la llegada, pero no era el día ante la meta rival. Xavi había fallado antes solo ante Iraizoz dentro del área y Piqué, en los últimos minutos del choque remató fuera dentro del área pequeña con todo a su favor. Al trabajo defensivo del Athletic se le sumaba la fortuna en las ocasiones de los barcelonistas.

Finalmente, con todas las miradas centradas en el gol, con Abidal como único defensa, con Messi y Villa sobre el campo, con Iniesta regateando y colándose por cualquier espacio por mínimo que fuese y con Alves y Adriano pegados a la línea de fondo pese a ser laterales, el Athletic pudo respirar con el pitido final de Mateu Lahoz y luchará por sus opciones en San Mamés, donde se medirá a un equipo que puede acabar en una ocasión sin marcar, pero dos…

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *